jueves, 11 de septiembre de 2008

EL TREN DE HERSHEY


EL TREN DE HERSHEY

El tren de Hershey es uno de los trenes más famosos de Cuba. Es una auténtica reliquia que aún funciona, y es a la vez, el único tren eléctrico que rueda en el país. Ese tren casi museo, parte del habanero barrio ultramarino de Casa Blanca, y rinde viaje en Matanzas, la ciudad de los puentes.

En más de una oportunidad me vi perdido en la Habana y necesitando viajar a Matanzas, y aunque el viaje en tren no es el más rápido y cómodo, al menos era una opción segura, así que muchas veces me acerqué hasta la estación de Casa Blanca y me condenaba a mí mismo a realizar aquel viaje de más de 3 horas.

No olvidaré nunca mi último viaje en el tren de Hershey. Estaba en la Habana a punto de marcharme de Cuba. Mis padres estaban en Matanzas pasándose unos días, así que me propuse visitarlos para despedirme de ellos.

Me acerqué a Casa Blanca, saqué un boleto para el tren, y me senté en la estación a esperar. Eran las 11 de la mañana y el tren saldría a las 12 del mediodía. Sin embargo, el tren nunca salió. Dijeron que estaba roto y que lo estaban reparando. Tampoco salió el tren de las 2 de la tarde, tampoco el de las 4 de la tarde.

Estaba desesperado. Recuerdo que pasó por allí un señor vendiendo pizzas, y se armó una cola tremenda. Nunca olvidaré cómo el vendedor intentaba poner orden diciendo que sólo vendería 2 pizzas por persona, esas cosas que sólo ocurren en Cuba.

Después de comerme mi pizza y bajarla con un poco de agua, o de refresco, no lo recuerdo bien, me quedé dormido en mi asiento. Tuve un extraño sueño. En él vi un accidente de tren. Gritos, ruidos, desesperación, personas heridas, humo...

Me desperté sobresaltado y me dije para mis adentros: “Vamos a tener un accidente.”
Estuve a punto de coger mis maletas y marcharme. Pero era muy tarde, estaba muy cansado, y dije que no me iría de Cuba sin ver a mis padres.

Además, una vez un afamado brujo de La Habana me dijo que yo iba a saber el día en que iba a morir, así que me dije: “Yo no voy a morir hoy. A mí no me va a pasar nada.”

Llegó el tren de las 6 de la tarde. Me monté, me senté e iniciamos viaje. Poco habíamos andado cuando me invadió el sueño y me quedé profundamente dormido, tal vez de puro cansancio.

El sueño no me duró mucho. Abrí los ojos y aquel sueño lo estaba viviendo, ahora sí en vivo y en directo. Gritos, personas sangrando me pasaban por al lado, la gente corría de un lado al otro. Unos decían: “Láncense del tren”, otros decían lo contrario: “No se lancen, que es peor”.

Yo estaba paralizado. El tren empezó a vaciarse en cuestión de segundos. Yo no podía pensar. Estaba atontado, adormecido. Mi mente no me llevaba para ningún sitio. De pronto eché a andar con algo curioso que me sucedió. De repente vi a una mujer que le echaba mano a mi mochila que estaba colocada sobre mi asiento en el compartimiento para equipajes. Yo estaba ya a punto de lanzarme por la puerta del tren hacia abajo, pero al ver que me robaban mis pertenencias, regresé rápidamente saltando por encima de los asientos hasta alcanzar a la ladrona, y en medio del barullo, le expliqué que se llevaba mi mochila. Se la quité de la mano y corrí en dirección contraria hasta verme en la puerta del tren. Finalmente me lancé a tierra. Ya el tren no andaba.

Una vez en tierra, pude evaluar mejor la situación. Llovía, y parece que una chispa había incendiado el tren. Una bola de fuego y humo recorría el tren de punta a cabo. La gente decía: “Apártense del tren, que va a explotar”. Pero era difícil alejarse, pues estábamos al borde de un pantano.

Gracias a Dios, el tren no explotó y tiempo después, nos mandaron otro tren que nos recogió y llevó finalmente a nuestro destino. Una vez en el tren, nos mirábamos los unos a los otros, y casi todos estaban sucios, con las ropas raídas. Un policía perdió su pistola. ¿Se la habrían robado en aquel río revuelto?

Lo cierto es que yo estaba limpio y con mi equipaje en la mano. Me miraba mi camiseta blanca y no entendía nada, mis deportivas blancas, y no entendía cómo mantenían su color original. Parece que una fuerza superior me protegía, y tanto lo hizo, que no permitió siquiera, que mi ropa se ensuciara.

TADEO

8 comentarios:

naná dijo...

Hola Tadeo, qué susto me has dado! a lo largo del relato me preguntaba si podías ser, al fin de cuentas, un espíritu el que escribe en este blog, jaja. Bueno amigo, creo que en verdad sabés cuando te llegará tu hora; eso también lo he pensado, pues me he salvado de unas cuantas. Me maravilla leerte y también recordar, cómo todo se acomoda para que no te ocurran ciertas cosas.
Gracias por compartir tus relatos.
Un beso.
PD, si me dan a elegir cómo viajar, elijo el tren, tiene algo mágico para mi, al igual que las estaciones, no sé por qué.

Alimontero dijo...

HOla mi querido amigo...me encantan los trenes.. me "voy" de inmediato con mis padres estando pequeña.... su compañia y la rica sensaciòn de saberse hija...con ellos protegiéndote... ummm maravillosa sensación! es lo primero que me surgió leyéndote... tantos viajes en tren con ellos, tantas aventuras, risas, espectativas...en fin...lindos recuerdos.. y gracias por eso!!

Llegar aquí es entrar a un bello libro de cuentos y eso ya me fascina! siempre con tus bellas historias y tu espíritu gozoso comopartiendo.
Yo escribí en mi blog sobre el héroe de cada uno.. sin duda estuvo ahí presente.. como siempre!!
Un abracito,
te quiero mucho,

Ali

jorge xiques dijo...

¡ÑOOOOO! ¡Tadeo apretaste¡.Me ha gustado mucho tu relato.
Yo nunca tuve la oportunidad de conocer ese tren cuando fuí a Matanzas siempre fuí en guagua, cuando vuelva algún día me pasaré por allí para conocerlo.
Un saludo hermanito.
Jorge.

JOSÉ TADEO TÁPANES ZERQUERA dijo...

Querida Naná.
Yo he viajado en trenes terribles, así que tengo recuerdos muy malos de viajes en ese tipo de transporte, aunque reconozco que he vivido momentos hermosos y curiosos y hasta divertidos en ellos, pero prefiero el avión porque cada vez que me monto en uno de ellos, es para hacer un viaje verdaderamente trascendental en mi vida. Un placer tenerte por mis escritos. Besitos.
Tadeo

JOSÉ TADEO TÁPANES ZERQUERA dijo...

Querida ALimontero.
Muchas gracias por tu presencia y tus palabras tan cariñosas. Ya me pasaré por tu blog a echar un vistazo. Besitos:
Tadeo

JOSÉ TADEO TÁPANES ZERQUERA dijo...

Querido amigo Jorge Xiqués:
Me da mucho placer saber que esta historia te ha gustado. Siempre tienes entre mis palabras un espacio especial para ti, que eres uno de mis grandes amigos del pueblo, que todos lo sepan. Es un lujo tenerte por aquí. Un abrazo.
Tadeo

PaCiTa dijo...

vaya tadeo, un sueño premonitorio, que miedo
menos mal a mi no me pasan esas cosas

solo pasaba a saludar
un abrazo

JOSÉ TADEO TÁPANES ZERQUERA dijo...

Querida Pacita:
Menos mal que alguien pasa y deja su huella, pues tengo muy pocos comentaristas. Besitos:
Tadeo