lunes, 20 de octubre de 2008

DINERO


DINERO

Cuántas veces nos habremos preguntado en la vida: ¿Qué haría si de repente me cayeran del cielo miles de millones de euros?¿Cuántas personas conocemos que viven todo el tiempo alimentando el sueño de hacerse ricos? ¿Cuántas personas conocemos que tienen la certeza de que algún día les tocará a ellos gozar de tal fortuna?

Muchas veces me he puesto a pesar en qué haría yo con una cantidad de dinero tremenda, algo así como la que se ve en la imagen que he escogido para acompañar mis palabras y de veras que me quedo sin ideas. No lo sé. Me da tanto miedo verme con ese colchón de dólares o de euros.

Tal vez por mis creencias religiosas, siempre he pensado que el dinero puede hacerle mucho daño a las personas. Yo lo comparo siempre con el anillo de Frodo Bolsón, el protagonista de la película: “El señor de los anillos”. El anillo tenía mucho poder, pero su poder terminaba haciéndote malo. Te envenenaba el corazón y podía terminar matándote, que es como decir, matando eso lindo que existe al interior de tu ser espiritual.

Hagamos el ejercicio mental de imaginarnos llegando a este cuarto lleno de billetes con una persona que te dice: “Todo este dinero es tuyo”. ¿Qué hacer a partir de ese momento? No lo sé, de veras no lo sé. Creo que lo primero que sentiría es miedo. Todos quieren dinero, y a lo mejor muchos estarían dispuestos a matarte por tal de quitarte el dinero.

Luego, si los demás se enteran de que eres millonario, tal vez ya no te quieran más por ti mismo, sino que te empezarán a querer por tu dinero, o lo que es lo mismo, querrán a tu dinero y no a ti mismo. Conozco a alguno que ha dicho que eso no le molesta demasiado. Dijo: “No me importa que me quieran por mi dinero”. Pues a mí eso me importa quizás demasiado. Necesito sentir que me quieren, que me aman por lo que soy y no por lo que tengo.

Luego me pregunto si me rodearé de todos esos ayudantes y asistentes, y administradores, en fin, de todos esos chupadores de dinero que te ayudarán en todo y con todo. Me niego a tener a mi lado a ese tipo de persona que vive para y por el dinero.

Miro a los famosos, a los millonarios, miro en las cosas en que se gastan el dinero, miro sus gustos, miro sus estilos de vida y para nada me interesa nada de eso.

Algunos dicen que lo mejor es ser millonario sin que nadie lo sepa. Pero ¿será eso posible? ¿Será posible ser millonario sin que nadie se entere?

Dicen los maestros de sabiduría oriental que el dinero como todo lo material crea una serie de ataduras mentales y emocionales al plano de la tierra que una vez que morimos se tornan pesadas cadenas para nuestras almas y que nos ahoga el sufrimiento y la pena de no poder avanzar hacia la luz. Sugieren que nos quedamos custodiando nuestro dinero, sin aceptar la muerte y por tanto, perdiendo el tiempo en un estado en el que ni disfrutamos las bondades de la vida eterna, ni podemos disfrutar de las bondades de la vida terrenal.

Parece ser que al final, lo mejor es tener en la vida sólo aquello que necesitamos, y parece ser que lo más sabio es crearnos la menor cantidad de necesidades, pues ya se sabe, no es más rico el que más tiene, sino el que menos necesita. Esto me parece muy sabio y muy cierto. Lo que no entiendo es por qué a pesar de entender esto tan bien, sigo comprando billetes de lotería.

TADEO

16 comentarios:

naná dijo...

Hola Tadeo, me he venido para aca a ver que nos tienes.
Sabes muchas veces he soniado despierta con tener mucho dinero, y lo unico que me atrajo es el viajar, me hacia toda la pelicula, desde ir a comprar los pasajes, hacer las valijas, comprarme cosas para llevar, hasta el dia del regreso. Hace un tiempo que no lo he vuelto a soniar pero siempre lo tengo como algo a realizar. Tambien he llegado a la conclusion, sin haberlo tenido nunca, que el tener mucho dinero es un gran problema, me lo he imaginado, me he puesto en la piel de alguien millonario, y no me atrae esa vida, para nada. Pienso que el mundo y la sociedad se mueven por el dinero y esa es la causa de tanto dolor, no son felices los ricos ni los pobres, que son una concecuencia de ellos. Lo que mas vale en este mundo es tener amor, para dar y para recibir, sin amor no se puede vivir, sin dinero tienes mas posibilidades.
Un beso.
nana

JOSÉ TADEO TÁPANES ZERQUERA dijo...

Hola Naná:
Yo creo que el ser humano necesita amor, sentirse amado, sentirse querido. Eso tiene un valor incalculable. Creo también que el dinero es como una droga, a la que están enganchados muchos en este mundo, el dinero es su vehículo, pero la droga se llama poder. El poder corrompe, el poder enferma, y engancha como una droga, por eso los que lo prueban, se aferran a él de un modo enfermizo. Son pocos los que lo prueban y no hacen resistencia a ponerlo en otras manos.
Muchas gracias por visitarme.
Besitos:
Tadeo

Mary Kate dijo...

Yo también sigo comprando lotería...je, je.
Tampoco sé que haría con tanto dinero. Pero con un poquito, me compraría una casita con un prado, én la montaña, al lado de una iglesia románica que me encanta, y me quedaría debajo de un castaño a leer... y a hacer punto de cruz.
Muy bonitas tus palabras, un besote.

Carmen dijo...

Lo que une Silvio, que no lo separe...

Encantada de conocerte a través de acordes y palabras.

Reyes dijo...

Querido Tadeo,difícil para mí tener la templanza necesaria para reflexionar sobre lo que aquí expones.
Ando alterada por problemas de dinero y la verdad , ahora mismo, me veo en una habitación como la de la foto y sería muy feliz.
Se me llenaría la boca diciendo que el dinero sí da la felicidad.
Porque hay tantas cosas que resolvería...
sé que la sabiduría va por otros caminos, de hecho ciertas energías me avisaron de que debo fomentar mi espiritualidad más que nada,: pobre seré toda mi vida , a la manera en que este sistema hace pobre a la gente , ( les hace trabajar para que se lo vuelvan a gastar todo en 24 horas a cambio de bienes y servicios, yo la primera), así que más me vale encontrar una fórmula alternativa a tanto agobio y presión .
A ver cómo lo hago.
Un abrazo.

JOSÉ TADEO TÁPANES ZERQUERA dijo...

Hola Mary Kate:
Yo le tengo mucho miedo a la mente. Creo que nos ponemos metas, vemos lejos ciertas cosas, pero una vez que las tenemos, empezamos a pensar diferente. Mira, lo digo por experiencia. Cuando yo vivía en Cuba, ganaba 15 dólares mensuales. Un billete de 100 dólares en mis manos era un sueño. Hoy, un billete de 100 euros no me produce lo que me producían aquellos 100 dólares cuando vivía en Cuba. Digo con esto, que todo es relativo.
Otro ejemplo, en un parque cubano, una persona comiéndose dos hamburguesas grandes con un litro de coca cola, es un ser envidiado. En España hasta te pueden mirar mal si te ven haciendo eso, jejeje.
Besitos:
Tadeo

JOSÉ TADEO TÁPANES ZERQUERA dijo...

Hola Carmen:
Estoy encantado de que me visites. A ver si no perdemos el contacto. Dices muy bien, Silvio es como un Dios para nosotros y bueno, para muchos en el mundo, así que algo de celestial tiene este encuentro, jejeje.
Bueno, dirían algunos que Silvio vive como Dios, jejeje
Besitos:
Tadeo

JOSÉ TADEO TÁPANES ZERQUERA dijo...

Querida Reyes:
Me apena que andes tan agobiada por el tema del dinero. Yo también, lo confiezo, por eso he terminado poniendo algo de publicidad en mi blog para ver si los amigos se dignan a pincharla para ayudarme económicamente.
Sabes, dentro de un mes me iré a Cuba a ver a mi familia. Me iba a ir en julio con mi mujer e hija, pero no tengo dinero para comprar tres boletos, y por eso me iré yo solo. Me muero de ganas porque mis padres vean a su nieta, pero no puedo hacer otra cosa. Los intereses de la hipoteca no dejan de subir y nosotros seguimos con el mismo dinero.
Ahora bien, hay que intentar de algún modo no olvidar nuestra misión en la tierra, que es crecer como seres espirituales. Besitos:
Tadeo

Acidita dijo...

Gracias por tu comentario en mi alteúltimo post.
Realmente me desnudé, no sé por qué, necesité hacerlo. Una estupidez desnudarse así en un blog, pero en fin, no estoy psicoanalizándome y escribo, ja!.
Saludos!.

SANDRA dijo...

HOLA AMIGO , ES MI PRIMER VISITA A TU BLOG, Y LA VERDAD PASARE MAS DE SEGUIDO ME GUSTA LO QUE ESCRIBIS Y COMO LO HACES , YO TE ESTOY VIVISITANDO DESDE ARGENTINA , SOY DE LA PROVINCIA DE FORMOSA Y DE UN PUEBLO LLAMADO HERRADURA , LA INTENCION DE MI BLOG!!
ES MOSTRAR LA VIDA SENSILLA RODEA DE NATURALEZA , COSTUMBRES , ENSEÑANZAS DIFERENTES AL AUGE DE LAS GRANDES CIUDADES. ESPERO QUE ME VISITES SERIA UN HONOR, UN BESO QUE ANDES DE MIL

JOSÉ TADEO TÁPANES ZERQUERA dijo...

Hola Acidita:
Creo que no tienes por qué sentirte mal por lo que hiciste en tu blog. Creo que es un hermoso texto el que escribiste. Creo que es lindo que seamos capaces de entregarnos a los demás. Si todos lo hiciéramos, el mundo sería mucho mejor de lo que es. Besitos:
Tadeo

JOSÉ TADEO TÁPANES ZERQUERA dijo...

Hola Sandra:
Tienes un espacio en mi blog y me encantará que me visites. Yo estuve hoy por el tuyo y te devolví la visita formalmente, pero espero hacerlo también más a menudo. Besitos:
Tadeo

PIER BIONNIVELLS dijo...

Yo tambien he soñado muchas veces con querer ser millonaria.. hay madre mia! quien me aguantaria jajaja.. pero no, siempre me despierto de ese sueño con mi pobreza en mis bolsillos y mi felicidad en el corazón. Creo que a pesar de todo no soy tan pobre como pensaba y que el dinero tampoco me haria feliz.. Porque ya lo soy..

abrazos,

JOSÉ TADEO TÁPANES ZERQUERA dijo...

Querida Pier:
Me alegra mucho que hayas aprendido a ser feliz aún sin dinero. Estoy convencido de que es posible y por demás, más sano. El dinero es como una droga, que te consume y te da momentos de placer, pero no será nunca como esa felicidad que te da lo siempre y natural como el sexo o el sueño.
Besitos:
Tadeo

Javier dijo...

Sinceramente no se lo que haría, imgaino que terminaria siendo una presion mas.

Saludos

JOSÉ TADEO TÁPANES ZERQUERA dijo...

Hola Javier:
Ante todo agradecer tu presencia en mi blog. Sabes, dicen los que saben, que para ser feliz hay que estar preparado psicológicamente y espiritualmente para ello. Que no es cuestión de dinero, y que la libertad que te da el dinero es relativa. Por un lado te libera, pero por otro lado terminas siendo un esclavo de él mismo. Un abrazo:
Tadeo