jueves, 22 de marzo de 2012

LO BELLO Y LO FEO



LO BELLO Y LO FEO

Queridos lectores:

He tenido a bien responder a un interesante comentario que me ha dejado en la entrada anterior Adriana Delgado. Como me he extendido más de lo que esperaba en mi respuesta, aquí la comparto con todos ustedes.

MENSAJE DE ADRIANA DELGADO

hola Tadeo me gustaría que hablaras un poco acerca de ¿Cual es la razón de ser de la fealdad, desde el punto de vista de la justicia divina?
Hay quienes creemos en la justicia universal, en que a cada quien le es dado lo que merece, ¿Desde ese punto de vista, como se explica que el don de la belleza se de en forma tan desigual a unos y a otros?

No es que le de a la belleza física más importancia de la que merece. Todo, o casi todo, tiene su belleza, solo que no todos pueden verla. En cuanto a las personas, la mayoría estamos en el medio y no somos ni portentos ni esperpentos... Pero hay extremos chocantes, hay personas capaces de hipnotizar con su belleza, mientras que otras, espantan... y no me digan eso de que la belleza física es inferior a la espiritual, porque ser físicamente atractivo no es obstáculo para tener un alto grado de espiritualidad...

RESPUESTA DE TADEO

Hola Adriana:

¡Qué preguntas más interesantes me haces! Para responderte acerca de la belleza y la fealdad, lo primero que tengo que decir es que existen varios niveles de percepción de la realidad y la cualidad de BELLO o FEO, forman parte de una manera muy concreta de percibir lo que nos rodea. Existen puntos de vistas, donde los conceptos de BELLO y de FEO no existen.

Tenemos que partir de la base de que aterrizaremos a la concepción humana común de belleza y fealdad para entonces ponernos de acuerdo respecto a lo que estamos hablando. Pero son conceptos íntimamente relacionados a las peculiaridades de la conciencia humana que es analítica, disgregativa, racional, pero existen infinitos mundos, con materia más sutil que la que conoces en La Tierra, e infinitos mundos donde la materia no existe, y para ellos la dualidad ha terminado, por tanto, lo BELLO y lo FEO, no existe.

Lo bello y lo feo, como la dualidad misma, es el resultado de nuestro estadio de evolución. En la medida en que el ser humano va acrecentando su capacidad de amar, en la medida en que el ser humano va evolucionando espiritualmente, todos los pares de contrarios se fusionan. Desaparece el BIEN y el MAL, y desaparece también lo BELLO y lo FEO. Al final, comprendemos que todo lo que es, es armónico y perfecto, porque cumple una función y en eso radica su belleza.

Si miras con los ojos que te permite la conciencia humana, tendrás que convenir conmigo en que nada hay, por feo que sea, que no sea útil. Incluso, algo que a unos les parece feo, a otros puede no parecérselo tanto. Al final, la belleza o fealdad es algo más del que mira que de la cosa en sí. Seguramente el ser más horrible de la tierra, podría ser el más bello en otro planeta, y el más bello de la tierra, parecer el más horrible en otro planeta. O incluso, esto mismo puede ocurrir simplemente, cambiando de país.

Creo que el trabajo interno que debemos realizar para crecer, es aprender a unir los polos, no sólo en lo referente a la belleza y la fealdad, sino en todos los aspectos. Un ejercicio muy bueno es aprender a amar al mal. Por ahí he escrito al respecto. Cuando comprendes que TODO es TODO, que todo existe en unidad, y que somos capaces de despertar a niveles de conciencia superiores que nos permitan entenderlo así, la DUALIDAD se desvanece.

Pero si aterrizas al estado ordinario de conciencia humana, debes entender que todos los seres humanos nos encontramos en un camino de crecimiento espiritual y todo lo demás, incluida la forma de nuestro cuerpo físico, responde a ese camino de crecimiento espiritual.

El que necesita en la tierra un cuerpo bello para cumplir con su destino, tendrá un cuerpo bello, el que necesite un cuerpo menos bello, también lo tendrá. El cuerpo físico es como un vehículo que es tomado por nuestra alma para desembarcar en el planeta Tierra y poder cumplir aquí con su trabajo de purificación espiritual. El cuerpo que te dan, siempre es el mejor de los cuerpos posible. Siempre es el que mejor te va a permitir avanzar en tu trabajo de crecimiento espiritual.

Si eres una persona orgullosa, vanidosa y racista, y en tus vidas anteriores ayudaste a perpetuar ese tipo de sentimiento, lo más probable es que vengas en el presente a la Tierra en un cuerpo típico de una de las razas llamadas inferiores, para que experimentes eso y te ayude a cambiar el estado de cosas. Porque muchas veces no comprendemos las cosas, hasta que las vivimos en nuestras propias carnes.

También pasa al contrario. Puedes ser una persona que se dedique, siendo rica, a colaborar con los pobres, y en una vida siguiente, venir de pobre y ser otro rico el que te ayude, porque toda acción provoca una reacción en esta vida o en las siguientes.

La belleza física, puede ser el resultado de la belleza interna, pero en estos tiempos terribles en que vivimos hoy, donde se favorece más el desarrollo de lo material que de lo espiritual, ser bello puede ser un obstáculo para tu crecimiento espiritual. Hay personas cuya belleza física se convierte en una auténtica prisión.

Hay personas bellas físicamente que apuestan a ese elemento de ellos mismos y no desarrollan otros, porque con su belleza les basta para ser admirados socialmente. Sin embargo, es más fácil para una persona fea, reconocer que él es mucho más que su cuerpo, o dedicarse a desarrollar otros aspectos de su personalidad, como su talento, su carisma, su inteligencia, su simpatía, para de ese modo, contrarrestar las limitaciones de su atractivo físico. Al final de la jornada, puede que el feo, haya aprovechado mejor la encarnación y puede que haya amado más que el bello, que tal vez se dedicó solamente a amarse a sí mismo.

Por tanto, la belleza física es una responsabilidad muy grande, y pasa lo mismo con el dinero. Son elementos que pueden ayudarnos a ser felices en este mundo material, o pueden llevarnos a ser muy infelices. Yo he conocido a chicas muy bellas, que sufrían porque los hombres no eran capaces de ver en ellas nada más que su belleza. Y atraían a ellas a personas totalmente distantes de las exigencias de su alma. A veces es más fácil ver la belleza y las luminosidades espirituales de una persona fea, que de una persona hermosa físicamente.

Hay también personas poco evolucionadas espiritualmente e incapaces de hacer nada por el prójimo, y Dios las envía bellas a la tierra, para que al menos, aporten ese  tipo de belleza a los demás, porque hay que decir que esas personas bellas físicamente colaboran con el mundo, pues cuando miras a una persona bella, nuestra vibración o estado energético se fortalece. Amar nos hace bien, y por tanto, hay personas que necesitan, para poder emanar amor, encontrarse a personas hermosas en su camino, así que nuestros espíritus protectores, para ayudarnos a dar frutos de amor, nos acercan a la belleza para que amemos, porque es una necesidad aprender a amar, y en esto, las personas bellas cumplen una función importante. A veces, algunas personas bellas, sin saberlo, aportan fundamentalmente a la humanidad de este modo, y no de otros, porque están impedidos de hacerlo de otro modo.

Por tanto, si eres una persona bella físicamente, no dejes que tu belleza te aparte de tu camino de crecimiento espiritual. Por bello que sea el vehículo que te han dado, no vivas para él, no te confundas con él, porque tú no eres él. No vivas para darle placeres al vehículo. Recuerda que antes de nacer, tenías bien claro que vendrías a la tierra a comerte el mundo, que crecerías en el espíritu hasta cosechar tanta luz que terminaras siendo un auténtico ángel y que no regresarías más al a tierra, que no necesitarías pasar más por la penosa rueda de Sansara de nacimientos y muertes. Pues bien, mima tu vehículo hermoso, como todos debemos mimarlo, manteniéndolo con buena salud, pero no te equivoques pensando que tú eres el vehículo. CONÓCETE A TI MISMO, y trabaja con lo que eres en realidad. Y lo que eres en realidad es un alma que ha descendido en el planeta tierra utilizando un vehículo físico.

Crece uniendo los polos, fusionándolos. Derrota la dualidad. Aprende de Jesús de Nazaret cuando dijo: AMA A TUS ENEMIGOS. Acércate al polo contrario sin dejar de amar. Comprende que el día no sería día, si no tendría una mitad oscura, que es la noche, y comprende que Dios le regaló a la noche, la hermosa luna, por tanto, en todos los sitios y en todas las personas existe la belleza y la chispa divina.

Comprende que lo feo está en tus ojos. Cambia tu mirada del mundo y de los demás, cambia tu percepción y lo feo desaparecerá. Observa la belleza en todo aquello que Dios creó, y que tú eres incapaz de crear. Y aprende de la utilidad de lo feo. Y claro, sólo por ser útil, ya todo tiene su belleza.

Hay almas que deciden venir a la tierra en un vehículo “defectuoso” que le proporcione una vida llena de limitaciones, porque saben que han perdido mucho tiempo en el camino de crecimiento espiritual y necesitan una vida penosa para acabar con los orgullos, soberbias y vanidades de su alma. Así tiene que ser. Porque lo que sí te puedo decir es que cuando las almas abandonan la tierra y abandonan sus vehículos y regresan al plano astral, comprenden que no siempre hicieron en la tierra lo que era mejor para ellos.

A los feos les digo: Recuerden que ustedes mismos eligieron sus vehículos físicos, que el que has elegidos es el mejor para que tu destino se cumpla y también, tu trabajo de adelantamiento espiritual. Aprovechen la oportunidad de ver la belleza manifestada en ustedes mismos, pues este trabajo de moldeo de sus propias conciencias puede ayudarlos mucho.

Aprovechen las ventajas que les da su fealdad, como por ejemplo, el verse impelidos a desarrollar otras facultades para obtener el reconocimiento social, y una vez que lo hayan conseguido, siéntanse orgullosos de haber vencido en buena lid. Además, si no atraen a todo el mundo, disfruten de no sufrir el engorroso trabajo de estar alejando de ustedes a personas desagradables.

Los que no se sientan triunfadores, comprendan que no es que no lo sean, sino que aún no son capaces de comprender que lo son. Puedo asegurarles que siempre se avanza en el camino espiritual, aunque no veamos muchas veces el avance, por desconocer el punto de partida. No olviden que el único triunfo que debe importarnos en realidad es aquel que se da en el trabajo de purificación de nuestras almas.

Los seres espirituales hemos sufrido mucho en Kali Yuga, es decir, en esta era de destrucción de la espiritualidad, porque las energías planetarias y galácticas a todos los niveles, estaban favoreciendo ese tipo de acción, necesaria para el equilibrio, porque del mismo modo en que el ser humano avanza moviendo hacia adelante su pie derecho, y luego, dejándolo quieto y llevando hacia adelante el pie izquierdo, la humanidad y el planeta en su conjunto, avanza del mismo modo. Tienen que intercalarse los períodos de desarrollo material y los períodos de desarrollo espiritual. Tal es la ley.

Por fin, el 21 de diciembre de 2012, Dios invertirá su reloj de arena cuando haya caído el último grano que favorece el desarrollo de la materialidad. A partir de entonces, viviremos el reinado de lo espiritual y la lenta destrucción de lo material. Y me pregunto: ¿Es eso bueno o malo? Pues lo será según lo miremos. Todo desarrollo material, es la consecuencia del desarrollo espiritual. Se destruirá la materia que esté atada a formas de conciencia anteriores, y se conservarán aquellas formas materiales que continúen manteniendo el equilibrio y sigan estando acordes a la nueva espiritualidad, y por supuesto, esa espiritualidad nueva, impulsará otras formas  de entender y trabajar la materia, e incluso, cambiará nuestra propia estructura material, pero la destrucción de lo material viejo, no acabará con la raza humana, porque el ser humano es inmortal, al menos hasta que concluya con su ciclo. Incluso, esos que pierdan sus vehículos físicos, tendrán la oportunidad de regresar con vehículos nuevos a seguir trabajando en su camino de crecimiento espiritual. Pero lo cierto es que a partir del 21 de diciembre de 2012, todos los relojes se pondrán a cero y comenzará el gran viraje.

Aprovecho para decirles que como el tiempo es fractal, no se queden contemplando el mundo, y esperando el 2012 para la humanidad, sean conscientes de que el 2012 también vendrá de manera individual para cada uno de nosotros. Y no podemos cambiar el mundo, pero sí podemos cambiar nuestro propio mundo. No podemos cambiar la vida de los demás, pero sí podemos cambiar nuestra propia vida.

TADEO

9 comentarios:

Cecilia Lucero Gómez dijo...

Tadeo hoy me dijeron algo muy interesante, que según esto el calendario maya no había tomado en cuenta los años bisiestos y que si se tratara de la última fecha en dicho calendario no sucedería en 21 de diciembre del 2012 si no que sucedió el año pasado en octubre o algo así.

JOSÉ TADEO TÁPANES ZERQUERA dijo...

Querida Cecilia:
He leído acerca de personas que han dicho que estaba mal calculado todo esto, pero lo cierto es que como somos cocreadores de la realidad, es decir, como es nuestra mente quien fabrica la realidad, la mente mundial, que es la suma de todas las mentes de los habitantes del planeta, le hemos dado validez al 21 de diciembre de 2012 como la fecha correcta, del mismo modo en que le hemos dado validez al 25 de diciembre como la fecha del nacimiento de Jesús, etc.
Es lógico que el calendario de los mayas no tuviera en cuanta los años bisiestos porque eso es un invento de los calentadios occidentales. El calendario maya era perfecto, porque seguía el ciclo lunar de 28 días, el cual coincide con el ciclo menstrual de las mujeres. Por tanto, 13 meses de 28 días, dan los 364 días del año, y les sobraba un día que ellos llaman el día fuera del tiempo, que coincide con el 25 de julio de nuestro calendario gregoriano. Ese día fuera del tiempo, todo se paralizaba en la vida de los mayas, y se esperaba a ver si Dios coincidía un nuevo ciclo de 364 días.
Estoy convencido de que si siguiéramos el calendario de 28 días y 13 meses, nuestro equilibrio emocional, mental y espiritual sería mucho mayor, porque sincronizaríamos mejor nuestros relojes internos con los relojes del planeta, de la galaxia y del universo. Besitos.
Tadeo

Anónimo dijo...

Puedes dejar de ser sensible si quieres? -y dejar de ver cosas, saber cosas que otros no-

María Isabel Magdala dijo...

Anónimo, del 26 de abril. Con el permiso de José Tadeo, te respondo a tú pregunta desde mi conocimiento. Se puede dejar de ser sensible si quieres, pero porque querrías dejar de ser sensible? quizá porque te produce dolor el conocimiento de las cosas que llegan a ti por medio de la sensibilidad que has desarrollado. Lo que debes hacer es canalizar tu sensibilidad y fortalecerla. La sensibilidad es síntoma de evolución espiritual y también consecuencia de esta. El proceso de evolución y de sensibilidad pasa por fases de dudas y sombras.. son las pruebas de avance que es necesario superar. No tengas miedo, pues todos estamos en el camino y en el proceso, unos vemos más y otros vemos menos, y todos intuimos y unos a otros nos ayudamos, hay que dar y tener fe de ello. Puedes vivir negándote y haciéndote el vacío, eso lo hace muchísima gente que siendo sensibles les ha costado afrontar su entorno hostil.. pero siendo paciente, si y abres bien los ojos, aparecen las personas que te ayudan en tu aprendizaje, pues si eres sensible es porque tu camino se prepara de modo que puedas ejercer el plan para el cual es tu destino y esta sensibilidad, te ayuda a comprender como debes hacer y por donde ir o no ir. También te ayuda a verlas venir, cosa que te previene y que por otro lado es de agradecer, aunque cierto es que a veces ves cosas que no te gustaría, como el saber que un amigo te traiciona, eso es muy duro.. pero si estás preparado, sabrás como canalizar esto anticipadamente, meditarlo y darle una salida apropiada. La sensibilidad hay que desarrollarla a través del sentimiento del amor, es necesario que en los momentos más sensibles busquemos una luz y pongamos en nuestro plexo solar una puerta abierta por donde dejar pasar esa luz.. , entonces el camino se abre y no deseas ser ciego, sino ver.. y sientes que ver, es un privilegio un don que has merecido.. Espero que te haya ayudado esta pequeña explicación. Abrazo
Y gracias Tadeo por dejarme tu espacio

María Isabel Magdala dijo...

En cuanto a lo que vemos bello y a lo que no vemos bello, esto es un libro extenso tanto como Dios quiso que no terminara. Jamás. Lo divino de la belleza está en todo y siempre nuestra sensibilidad va a ser quien haga algo bello donde los demás solo ven una apariencia horrenda o grotesca. Los niños nacen hermosos y siendo hermosos los amamos, a pesar de su comportamiento que puede llegar a ser desesperante. Cuanto más hermoso es el niño, más le facilitamos su entrada en el mundo, es más querido. Muchas veces los niños más bellos son espiritualmente más jóvenes y dependiendo de cómo será su crecimiento espiritual, la belleza de su alma seguirá trascendiendo a la de su cuerpo físico. Otras veces, a pesar de venir al mundo con ese cuerpo bello que les ha facilitado mucho las cosas, han desaprovechado la oportunidad de aprendizaje y se ha dejado llevar por la arrogancia causa de una experiencia que le ha propiciado caer en las debilidades de ser alguien privilegiado solo por su belleza. Pero siempre la vida nos ofrece la oportunidad de aprender, y los años restaran la belleza que el aprendizaje no pudo dar. Vemos personas que los años han dejado un rictus agradable y hermoso y otras, por el contrario un rictus no tan agradable. La vida y su camino espiritual, no es fácil, y menos si le ofrecemos resistencia a sus pasos.. Antes de nacer, nuestro más elevado nivel espiritual, eligió el cuerpo que le ayudaría a evolucionar y a cumplir el karma, que no lo hará en una vida, sino en todo un proceso de vidas en el cual todos estamos reconectados. Mientras estamos experimentando en nuestro plano físico, vamos procesando el cuerpo que utilizaremos en nuestra siguiente encarnación. Se acomoda y se va perfilando con respecto a toda la evolución que hemos adquirido en cada encarnación. También hay que decir, que en cada plano físico de una misma vida, lo reproducimos tantas veces como es necesaria alcanzar la suficiente vibración para dar el salto al siguiente estadio evolutivo dentro de la red de conexiones del espacio relativo temporal. Nuestro cuerpo va a ir en función de las almas que necesitan evolucionar con nosotros y de cual va a ser la función o el trabajo que hemos elegido para ejercer dicho trabajo. Cuando queremos dejar esa fución o trabajo, para probar otro camino, podemos hacerlo, siempre que encontremos quien va a ser nuestro siguiente reemplace. Esto es lo divino de lo bello y que además siempre podemos ver las cosas desde el punto de vista agradable o desagradable, pues cuantas veces alguien con una apariencia aparentemente bella, parece decirnos todo lo contrario y alguien que no pertenece al canon de belleza establecido, nos transmite tal influjo de bienestar, que no querríamos de otra belleza..
Gracias José Tadeo Tápanes Zerquera, por este espacio.

JOSÉ TADEO TÁPANES ZERQUERA dijo...

Hola María Isabel Magdala: Ha sido un placer encontrarme con tus escritos, con tus maravillosos comentarios en mi blog. Siento mucho, de verdad, que lo tenga bastante abandonado, pero prometo que en 2013 no será así. Me ocuparé mucho más de este blog, al menos, con una entrada al mes, como poco. Ahora mismo ando en otras cosas que me tienen consumido, pero me he prometido a mí mismo que el año 2013, se lo dedicaría a la espiritualidad, a la metafísica, y por supuesto, a este blog. Besitos:
Tadeo

RECOMENZAR dijo...

es hermoso el sabor que tienen tus letras

JOSÉ TADEO TÁPANES ZERQUERA dijo...

Gracias, RECOMENZAR, por tus palabras. Besitos

RECOMENZAR dijo...

Me gusta lo feo
disfruto lo bello y mientras escribo sonrio
me gusta tu texto