sábado, 18 de abril de 2009

EN BUSCA DEL ALMA GEMELA


EN BUSCA DEL ALMA GEMELA

Hace unos meses le dediqué una entrada al apasionante tema de las almas gemelas. Hoy vuelvo a la carga con ideas nuevas que se contradicen un poco con las que expresé en su día. ¿Cómo es posible? Pues yo soy el primer sorprendido.

Lo cierto es que la vida me ha ido llevando a fabricar en mi cabeza una nueva manera de entender este tema, y me da una alegría inmensa cuando siento que mi pensamiento evoluciona. Nadie se asombrará entonces que trate de enmendar mis palabras anteriores con este nuevo texto.

En mi escrito anterior, decía que el alma gemela era un ser con quien teníamos una afinidad increíble, que era como nuestra mitad, un ser casi idéntico a nosotros en todo, y que por tanto, sentíamos hacia él una atracción increíble.

También decía que nuestro sistema espiritual, los espíritus guías que nos protegen, nos alejaban del alma gemela y nos acercaban a otros seres en relaciones sentimentales y de otro tipo, con el fin de que aprendiéramos lecciones como el perdón, y otras, imposibles de aprender al lado de nuestras almas gemelas.

Bueno, como bien les decía, a partir de reflexiones que he hecho, motivadas por conversaciones que he tenido con personas interesadas en este tema, he llegado a formarme una visión un tanto divergente de todo lo que anteriormente llegué a plantearles. Trataré de hacerme entender.

Comencemos por el principio. La gran explosión, el Big Bang que convirtió la antimateria en materia a través de complejas transformaciones energéticas. En ese ciclo que se dio durante eones, es decir, durante un tiempo inmensamente grande y siempre en forma de espiral con avances y retrocesos relativos, llegamos a la aparición de las formas materiales más densas.

Yo no sé si en ese proceso en el que la antimateria se convirtió en materia, apareció la vida, y si existieron seres humanos. Lo desconozco. Un buen amigo dice que pudiera ser, pero la verdad es que no he encontrado nunca ningún texto que lo asegure.

Ahora bien, en el ciclo inverso, es decir en el ciclo de retroceso desde las formas materiales más densas hasta retornar todo al punto de partida, es decir, al punto en que todo desaparece para volver a ser antimateria, apareció la vida.

Las formas de vida, como todos sabemos, se han ido sublimando hasta llegar a la aparición del ser humano, y del mismo modo en que los animales han superado en perfección a las plantas y los seres humanos hemos superado en perfección a los animales, la raza humana será también superada por una raza de seres con una conciencia más cercana a la conciencia de Dios, o simplemente con una conciencia más cercana a esa realidad desconocida que es la antimateria.

Dicho todo esto, comienzo a hablar de las almas gemelas. Parece ser que en el principio, éramos unidades colectivas que se fueron separando y separando, y parece ser que en un momento de ese ciclo, éramos una unidad que explotó y nos dividimos en dos. Dos partes, no necesariamente idénticas, pero dos partes de un todo. Cada una de esas partes salió disparada en dirección opuesta y se polarizó de manera diferente. Y cada una de esas partes dio origen a un ser humano.

Ese ser humano, con una polaridad determinada, llamémosle por ejemplo, polaridad positiva, siente atracción por esas otras personas de polaridad positiva. Esa persona puede encontrarse a lo largo de su vida a una persona muy parecida a él, en cuanto a su pensamiento y en cuanto a su alma, y sentir atracción. Cuando se está ante una persona de la misma polaridad, y de un alma muy afín, se establece enseguida un vínculo, una unión, un estado muy agradable para el ser. Nos produce este encuentro un estado de placer espiritual muy grande.

Ahora bien, ¿estamos en tales casos, en presencia de nuestra alma gemela? Todo parece indicar que no.

Si a ese otro ser que se formó de nuestro mismo principio espiritual y que nos complementaría a la perfección decidimos llamarle ALMA GEMELA, entonces esa otra alma afín de polaridad idéntica a la nuestra, no lo es, no podría serlo.
Sin embargo, creo que debido al nivel de evolución actual de la conciencia del ser humano, buscamos más que nuestra verdadera ALMA GEMELA, ese ser de polaridad similar a la nuestra que nos resulta atractivo por lo idéntico, sin darnos cuenta que ese ser que fue uno con nosotros, no puede ser idéntico, porque de hecho, ese ser complementario, tiene que mostrar por lógica, una polaridad diametralmente opuesta a la nuestra.

Las relaciones que se establecen entre personas parecidas y de igual polaridad, yo las denomino, RELACIONES DE COMPENSACIÓN, porque producen una especie de compensación en el alma del ser humano que las disfruta.

Las relaciones que se establecen entre personas parecidas, pero de polaridad distinta, yo las denomino, RELACIONES DE ESFUERZO, porque aunque existe una energía poderosa que acerca a estas dos personas, que es la misma energía que acerca al universo a su fin, es decir, al punto de unión de todo en la antimateria, las mentes de estas personas sienten contrariedad porque ven en el otro, más que similitudes, diferencias.

Creo que todos nosotros, observando nuestras propias experiencias sentimentales, podríamos clasificarlas en relaciones de Compensación o relaciones de Esfuerzo.


LAS RELACIONES DE COMPENSACIÓN: Son aquellas que se establecen entre personas afines y de igual polaridad. Estas personas sienten que se entienden desde la mente y desde el corazón. Aquí la atracción se produce por afinidad.
LAS RELACIONES DE ESFUERZO: Son aquellas que se establecen entre personas afines de polaridad contraria. Estas personas sienten una fuerza inexplicable para la razón que los empuja el uno al otro. Aquí la atracción se produce por la existencia de polos opuestos.

Entre los seres humanos que habitan el planeta ahora mismo, encontramos por doquier tanto relaciones de esfuerzo como relaciones de compensación. Incluso, puede que muchos de nosotros hayamos probado los dos tipos de relaciones. Sin dudas, ambas tienen sus ventajas y sus desventajas.

Cuando estamos viviendo en medio de una relación de compensación todo transita en medio de una paz increíble, y el nivel de comprensión entre ambos es idóneo. Esto puede resultar muy placentero, pero al mismo tiempo, uno tiene la sensación de que la otra persona es más un hermano espiritual, que el complemento verdadero, aunque en muchos aspectos de la vida, esa persona resulte una compañía ideal.

Cuando estamos viviendo en medio de una relación de esfuerzo, todo transita en medio de un ambiente más tenso y da la sensación de que se establece una especie de lucha por el poder que muchas veces termina con la repartición de las áreas de influencia, es decir, se llega a pactar con la otra persona, por el bien de la relación en sí misma. Ahora bien, aunque desde la mente este tipo de relación pueda parecer más cansada, la verdad es que la misma diferencia produce una fuerza de atracción que entre dos enamorados se convierte en fuego, en intensidad, en pasión.

Aunque a lo largo de nuestras encarnaciones sucesivas, podemos tener muchísimas relaciones de esfuerzo y compensación, intuyo que siempre en cada nueva venida a la tierra, tendremos con esa alma gemela de polaridad contraria a la nuestra un encuentro, y de ese encuentro debe surgir una relación de esfuerzo.

Cada relación de esfuerzo que tengamos a lo largo de nuestra vida, nos preparará para asumir la relación de esfuerzo final, que es aquella que nos unirá definitivamente a nuestra ALMA GEMELA.

En la medida en que nos acerquemos al fin de los tiempos, tanto el entorno social en el que nos desarrollaremos, como nosotros mismos, (me refiero a nuestro nivel de desarrollo espiritual), iremos quedando en mejores condiciones de tener con esta media naranja de polaridad contraria, una relación cada vez más armoniosa para al final, encontrar en ella la conexión perfecta, el vínculo de amor superior a cualquier otro vínculo de amor.

Ahora bien, en el momento evolutivo espiritual en que nos encontramos hoy, lo más probable es que nuestra alma gemela tenga con nosotros, relaciones que distarán mucho de ese vínculo que tendremos con ella en el futuro. Incluso, no es descabellado pensar que una persona podría llegar incluso, a acabar con la vida de su alma gemela. Quizás esto nos ayude a comprender eso que tantas veces hemos escuchado decir, y es que del amor al odio sólo hay un paso.
TADEO

14 comentarios:

BABYPILOT dijo...

me parece muy interesante esto del alma gemela, aveces el universo nos pone personas con las que nos llevamos muy afin, y uno cree que es el alma gemela sin embargo, algunas veces no lo es.
Tambien pienso que en algun momento conocemos personas, y en pocos dias pareciera ser como si las conocieramos de años, esto puede ser que haya sido una persona que conocias en tu vida pasada, y que por motivo de la circunstancia tuviste que encontrarla denuevo para terminar una tarea en la que estaba envuelto nuestro proposito de vida.
Me encanta como escribes Tadeo, haces entender cosas tan complejas con palabras simples, y la manera de redactarlas es tan agil a la vista humana.

JOSÉ TADEO TÁPANES ZERQUERA dijo...

Hola Babypilot:

Ante todo agradecer tu paso por mi blog. Dices muy bien, las personas nos atraemos los unos a los otros por fuerzas que nos son desconocidas. A veces es el karma, y a veces es simple polaridad.
Gracias por decir que explico bien estas cosas. Me alegra que te guste mi manera de expresarme. Besitos:
Tadeo

Anónimo dijo...

Hola, ante todo un fuerte abrazo.
Estaba mirando un poquito por internet temas relacionados con el alma y por casualidad caí por aquí.
Soy una persona (Paco) que intento buscar respuestas lo mas coherentes posible sobre todo en estos temas tan interesantes y no deja de sorprenderme como (con todos los respetos) se puede dar por sentado la existencia del Alma y del Karma de una forma tan firme.
¿Como estais tan seguros de su existencia? ¿no puede ser únicamente una invención del intelecto humano para poder vivir aceptando la vida y la muerte de una manera un poco mas pasable?.
Un fuerte abrazo.

JOSÉ TADEO TÁPANES ZERQUERA dijo...

Hola Paco:
Ante todo decirte que es un placer tenerte por mi espacio. Luego decirte que es un placer aún mayor que plasmes tus ideas como lo has hecho, con libertad y franqueza.
Luego te digo que me encanta que lo hagas.
No me veo a mí mismo como una persona en posesión de la verdad.
Sólo hablo desde mi verdad, y créeme, que llevo muchos años intentando entender el mundo que me rodea e intentando entenderme y conocerme a mí mismo.
Lo que digo es el resultado de mis meditaciones y análisis, y de mis lecturas y estudios sobre estos complejos e interesantes temas.
Así como lo escribo, lo entiendo hoy, pero puede que mañana lo entienda de otro modo.
Sobre la existencia del alma, te digo que creo que existe un principio espiritual que tiene una existencia objetiva, es decir, que es, independientemente de nuestra conciencia.
No creo que nacemos como un coche, con el kilometraje en cero. Creo que traemos una herencia psíquica, del mismo modo en que creo que tenemos una herencia física o genética.
Es para mí la única explicación de que Mozart estuviera escribiendo sinfonías a los 8 años, y otros seres humanos necesiten toda una vida para interpretar 4 notas seguidas con alguna coherencia.
Cuando estudiaba, tenía amigos que asombraban por sus habilidades para ciertas asignaturas, y también vi la incapacidad de algunos para aprender ciertas materias.
La distancia entre las mentes es tal, que no creo que eso se deba sólo a las diferencias de crianza, etc.
Luego, creo en la justicia del universo. Creo que existe una mente superior, una inteligencia superior, porque no creo que tanta maravilla, haya sido obra del azar. Si el azar podria construir algo tan maravilloso como el planeta Tierra con todo lo que existe de maravilloso aquí, entonces esas casualidades convertirian el caos en cosmos más a menudo, y ya sabemos que no es así. Los hombres hemos descubierto entre otras cosas, un mundo muy exacto, lleno de leyes con una presición admirable.
Luego si existe un principio espiritual, creo que ese principio espiritual usaria la ley de la justicia, aunque concuerdo contigo que son cosas que no se pueden probar, pero es que yo no parto de la idea de que la razón sea el único camino para conocer. Creo que hay otros caminos para llegar al conocimiento, y de hecho, la búsqueda del conocimiento siguiendo la estela de las causas y efectos nos llevan a nunca abarcarlo todo. De ese modo nunca podriamos entender el infinito, y estamos hablando de procesos infinitos.
Luego, si toda acción provoca una reacción, no es descabellado pensar que nuestras acciones van trazando una especie de camino, de estela que puede acompañar a la persona incluso, más allá de la muerte. Eso no es otra cosa que el karma, pero repito, son cosas que de momento el ser humano no puede demostrar al menos usando las herramientas de la ciencia actual. Eso sí, los metafísicos y ocultistas hemos renunciado a esas armas y hemos demostrado que se puede obtener conocimiento de otra manera, y hasta el dia de hoy, la ciencia no está haciendo otra cosa que corroborar lo que han dicho ya los metafísicos. La ciencia no ha sido capaz de poner en crisis a la metafísica, por el contrario, científicos y metafísicos cada vez acercan más su discurso.
Yo acepté estas ideas a mi esquema de pensamiento porque fueron las únicas que me permitieron armar un puzzle armónico con todo el conocimiento que tenía. De otro modo, no me cuadraban las cuentas.
Pero en todo caso, suponiendo que todo es una invención humana, una trampa de la mente, al menos sí te puedo asegurar que creer todas estas cosas me han ayudado a vivir.
Hay un libro por ahí que se llama LAS NUEVE REVELACIONES, de un tal James Redfield, donde explica muy bien que llega un día en que nos ocurre algo en la vida que no podemos explicar con las armas de la ciencia. Ese día nuestra vida cambia para siempre. Eso me pasó a mí y se ve que a ti aún no te ha pasado. Yo creo que te pasará. Espera. No es tu momento de creer. Yo no creí hasta que no me pasó eso, es decir, hasta que no tuve mi primera revelación.
Y bueno, repito, mis escritos no pretenden convertir a nadie ni convencer a nadie de nada, sólo cuento mis experiencias.
Amigo, si te andas buscando, te encontrarás, porque el que busca, encuentra. Estás en el camino, así lo veo yo. Tiempo al tiempo. Un abrazo:
Tadeo

Anónimo dijo...

Hola Tadeo un fuerte abrazo de Paco.
Me ha gustado mucho tu comentario, lo encuentro muy sincero y muy loable por tu parte, me alegro de que hayas encontrado tu camino y espero seas feliz.
Me gustaria comentarte algunos de los puntos de vista que has tratado.
El que más me ha impactado és el de la herencia espiritual, sin duda meditaré mucho al respecto...
Otro punto y en el que estoy de acuerdo es en que alguien o algo ha creado este mundo tal i como lo conocemos, esto se ha podido demostrar por ejemplo con el ADN, verdadero plano de los seres vivos, otra cosa es decir si lo ha hecho bien o mal (me decanto personalmente al segundo por mucho que me duela).
Referente a el libro me lo he leído un par de veces, muy bueno, pero es una novela fictícia.
Quizás tengas razón y todavía no sea mi momento...
Tadeo, me considero muy feliz y afortunado con la vida que tengo, mis hijas mi mujer, amigos ....
pero si realmente hay algo que ha creado todo esto (con todos los respetos) vaya cagada, piensa que desde el momento en que nacemos, empezamos a morir, nuestro futuro es el de morir en el mejor de los casos de mayores con el cuerpo dolorido y tambíen por qué no con el "ALMA" dolorida por los seres que hemos dejado por el camino... guerras, enfermedades, padecimientos de todo tipo... no ¿estas conmigo en que esto se parece mas a un infierno que al paraíso?.
No solo creo en lo que veo, (ondas de radio por ejemplo), pero si necesito tener un razonamiento para las cosas, creo que como muy bien dices con el tiempo todo se descubre y la tecnología todavía tiene un largo camino por recorrer, pero no por eso creo yo hay que creer a pies juntillas según que cosas.
No se quizás no tengo las ideas muy claras y con el paso del tiempo lo mire desde otro punto de vista.
Bueno Tadeo no quiero hacerte perder mas el tiempo.
Sinceramente un fuerte abrazo.

JOSÉ TADEO TÁPANES ZERQUERA dijo...

Amigo Paco:
Ante todo agradecerte tus palabras. Me encantaría que no dejaras de pasar y comentar, porque tus palabras y las mias en debate, pueden ayudar a muchas personas que también se estén buscando.
No digas para nada eso de que me haces perder el tiempo. Por el contrario, mi tiempo se hace valioso cuando te respondo. Para mí la vida es esta búsqueda y no hay nada más importante para mí que avanzar en el camino y ayudar al que puedo a hacer lo mismo, y claro, también ayudarme de todos los demás, pues todos nos damos las manos en este proceso.
El simple hecho de que nos queramos ayudar, de que nos queramos los unos a los otros, de que comprendamos que todos somos uno, que somos como células del cuerpo de Dios, es algo maravilloso y un gran paso de avance.

Intentaré responder a algunas cosas de las que dices:
Hablas del ADN, o supongo que del mapa genético de las personas. Si analizas el mapa genético de una persona, ves la maravilla de ese trabajo, y ves como con pequeñas variaciones, se forman seres muy diferentes. Por ejemplo, se ha comprobado que el mapa genético de un simple repollo, comparte con nosotros el 40% del mapa, y que un gorila o chimpancé, tiene igual el 98% de su mapa genético. Lo que yo creo es que todos los procesos materiales que se dan en la tierra, tienen correlativamente, procesos espirituales. Por ejemplo.
Del mismo modo en que existe un ciclo del agua en la naturaleza, existe también un ciclo natural que ocurre con nuestras almas.
Según plantean los maestros de sabidurá, (y claro, aquí no te puedo demostrar nada) cada ser humano presenta 6 cuerpos, 3 cuerpos materiales y 3 cuerpos espirituales. Los cuerpos materiales son: el cuerpo físico, el cuerpo astral o emocional y el cuerpo mental. Y los tres cuerpos espirituales son: el cuerpo búdico, el cuerpo átmico, y el cuerpo monádico.
Cuando una persona muere, simplemente pierde su cuerpo más perecedero y el menos importante, que es el cuerpo físico. Cuando una persona pierde el cuerpo físico, enseguida nota que sigue viviendo y poco a poco se va dando cuenta de que él es más que eso que ha perdido. Sus emociones y su mente siguen con él, aparte de esos otros cuerpos más sutiles que incluso muerto, le cuesta trabajo explicar.
Un ser sin cuerpo, es un ser que visualiza como más externo su cuerpo astral o emocional. Existen casos en que esos seres han alcanzado un alto grado de evolución espiritual y luego de un tiempo, su vehículo emocional se rompe y ellos se van a vivir al plano mental, e incluso, hay algunos seres que incluso rompen con el plano mental y se quedan solo con sus cuerpos espirituales, es el caso de Gautama el Buda, de Jesús de Nazaret, etc.
Ahora bien, la mayoria de los mortales, debido a nuestro bajo nivel de crecimiento espiritual, seguimos atados al plano físico, porque nuestros pensamientos y emociones siguen siendo muy mundanas. Por tanto, pasado un tiempo, cuya media se ha fijado en unos 144 años, la persona vuelve a nacer en un nuevo cuerpo y le toca continuar con su proceso de purificación de sus vehículos emocional y mental.
Las personas no recuerdan apenas nada porque vienen a un planeta que ha cambiado mucho y además, han pasado muchos años. Hay personas que han reencarnado 40 años después de haber muerto, y han llegado a recordar quienes eran, donde vivian y cual fue su vida anterior. Y otras personas, como yo mismo, hemos podido, en sueños, recibir información de nuestra vida pasada.
Muchos de nosotros viajamos en sueños, es decir, estando en el plano astral, pues cuando dormimos pasamos a ese plano, a nuestras vidas pasadas, e incluso, es posible viajar a tus vidas futuras, por raro que te parezca, pues el tiempo y el espacio, tal como lo concebimos, son atributos de la materia y no funcional del mismo modo en los planos superiores al plano físico.
Bueno, lo que quiero decirte es que si entiendes la vida como un ciclo eterno en el que la muerte realmente no existe, dejarás de verlo todo tan tétrico. La muerte, las enfermedades y la totalidad de los sufrimientos del ser humano en la tierra están dados por el desconocimiento de la ley de Dios. Quien entiende como funciona de veras el universo y entiende la verdadera naturaleza de Dios, deja de sufrir, porque deja de ver la separatividad. Comprende que el universo es una creación mental de la cual el también puede participar con su mente, y se da cuenta de que no hay separatividad, porque realmente todo es lo mismo, y entiende un sin fin de cosas que le permiten ver todo a su alrededor como un canto de vida y esperanza, más que de dolor.
El ser humano vive con miedos porque se siente diferente del otro, porque ve el camino como algo tenebroso y caótico. Pero cuando se entiende que no es asi. cuando se entiende que el destino lo fabricamos nosotros mismos con nuestros actos, cuando se entiende que el verdadero sentido de la vida no es material, sino espiritual, todo se ve de un modo muy diferente.
Cuando comprendes que tienes 6 cuerpos y que es tu misión ocuparte de ellos, y cuando comprendes que el cuerpo físico es el más grosero de todos y el que menos tiene realmente que ver contigo, dejas de vivir para darle placeres.
Observa a tu alrededor, y veras al mundo viviendo para darle placeres al cuerpo físico. Cuando has comprendido estas realidades, tu vida cambia, porque te dices a ti mismo, no voy a vivir para entregarme a darle gustos a mi cuerpo físico, que es el que menos me va a durar. Me preocuparé por cuidar mi vehículo emocional, que estará conmigo 2 encarnaciones, y me ocuparé de cuidar mi vehículo mental que estará conmigo 10 o 12 encarnaciones (no lo sé seguro)
Ya decía Renato Descartes: "Pienso, luego existo", es decir, este señor identificaba su existencia a su vehículo mental, y no a su vehículo físico.
Y ya decia Jesús de Nazaret.
"Haced tesoros en el cielo y no en la tierra".
¿Qué es hacer tesoros en la tierra?
Pues todos sabemos lo que es, lo que nos pasamos la vida haciendo todos, intentando tener cada vez más y mas cosas materiales, mejorar nuestra calidad de vida. Millones y millones de personas le dedican su vida a esto.
Pero hacer tesoros en el cielo, es atesorar eso que podrás salvar una vez que ya no tengas cuerpo físico.
Bueno, ya seguiremos charlando. Un abrazo:
Tadeo

Anónimo dijo...

Hola Tadeo:
Me he perdido por completo con tantos cuerpos... alucinante...
Lo que yo creo es que todos estos cuerpos realmente se reducen únicamente a uno "nuestro cerebro", el mayor tesoro de la naturaleza.
Todo lo que pensamos, todas nuestras sensaciones, todas nuestras percepciones y todos nuestros sueños son creaciones "de" y "en" nuestro maravilloso cerebro.
Muchas personas estan por decirlo de alguna manera tan "obsesionadas" con sus temas favoritos que llegan a soñar con ellos, yo por ejemplo siguiendo un libro sobre los sueños llegué a auto-producirme un sueño donde volaba.
Los sueños son también un tema muy interesante y todavía no tengo una idea muy clara sobre ellos, pero no creo que nos hablen de vidas pasadas y mucho menos de vidas futuras, si fuese así con tanta gente que somos esto se habria podido demostrar hace mucho tiempo.
¿Que sentido tendrian pues todos los otros (gran malloria)de los sueños?, son sueños sin ningún sentido ni en el pasado ni en el presente y dudo mucho de que lo tengan en el futuro.
Personalmente me decanto mas a que los sueños se producen a causa de que nuestro subsconsciente se apodera de nosotros y hace un repaso de nuestras vivencias y sensaciones a su manera...no se para qué.
Has comentado la reencarnación... y hasta has dado fechas para el ciclo... ahora si que alucino (siempre Tadeo con todos los respetos, espero que no me malinterpretes), si realmente esto fuese así, una persona adulta aunque pasen 144 años y por mucho que cambie el mundo "de algo se acordará", pero lo mejor no es que sea una persona sino que somos muchísimos, es practicamente imposible que nadie se acuerde y los poquisimos que se acuerdan o son súper privilegiados o su mente les está gastando una broma.
Comentas tambien que con un cuerpo astral se puede ver y sentir...permíteme que lo dude mucho, como hemos comentado antes lo que vemos, sentimos, etc.. es producto de nuestro cerebro, por lo tanto si morimos no hay cerebro y si no hay cerebro no podemos ver ni sentir nada, ya que esto se traduce en que una vez morimos se acabó lo que se daba por mucho que nos duela.
Referente a las almas, por lo que explicas de la reencarnación entiendo que únicamente los afortunados que tenemos almas somos los humanos y siguiendo esta teoría siempre habria el mismo número de ellas, entonces como podemos explicar que cada vez hayan mas personas.
¿Por qué no hay mas Budas?, en toda la historia de la humanidad sin excepción siempre ha habido personas buenas y personas muy malas, no puedo entender por qué únicamente estos seres existieron en aquella lejana época donde la ignorancia acaparaba al 90% de la población.
No me refiero a personas "santas" sino a personas que realizen verdaderos milagros.
Tambien tengo un punto de vista posiblemente muy particular referente al hacer el bien, cuando una persona ayuda a sus prójimos o digamos que realiza una buena acción, no está dando placer a su alma, realmente esta dando placer a su cerebro o lo que es lo mismo le esta dando placer a su cuerpo físico, por eso nos sentimos bien y agusto en esos momentos.
Espero que no me tomes por un aguafiestas Tadeo, pero esto es realmente lo que creo, es muy posible que algo nos haya creado lo que no está tan claro es para qué y el porqué.
Tadeo agradezco tu ofrecimiento y me iré pasado por tu blog, porque aunque no comparta tus puntos de vista me gusta mucho leer estos temas "siempre se aprende algo".
Sinceramente un fuerte abrazo.

JOSÉ TADEO TÁPANES ZERQUERA dijo...

Hola Paco:
Ante todo quiero dejarte claro que con mis palabras no pretendo convencerte de nada. Puedes leerme y seguir luego pensando exactamente lo que pensabas antes. Yo sólo pretendo exponer a ti y a todos, cómo entiendo el mundo, y quiero dejarte claro que mi pensamiento es compartido por millones de personas en el mundo, porque la mayoría de los budistas, hinduistas, jainistas y ocultistas o metafísicos tienen un pensamiento muy similar al mío. No estoy diciendo con esto, que porque millones de personas piensen como yo, este pensamiento sea válido, sólo quiero hacerte ver que en el mundo hay tantas personas que piensan como yo, como personas que piensan como tú, y esto debe hacer que te acerques a este pensamiento con un poco de respeto y consideración, porque al parecer, consigue explicar ciertas cosas para las cuales tú, desde tus patrones de pensamiento no tienes respuesta. Ya te iré poniendo ejemplos.

Dices que todos los cuerpos de los que hablo, se reducen al cerebro. Bueno, desde mi punto de vista hay otros tres planos de existencia que van más allá de la vida mental, pero no nos pongamos a discutir sobre este punto. Dejémoslo en que tú no puedes demostrar que no existen esos otros planos de existencia de la sustancia, y que yo no puedo demostrarte que existen. Así que mejor sigamos adelante.

Cuando he hablado de los sueños, no quiero decir que todos los sueños hablen de vidas pasadas o futuras, digo que existen sueños en los que eso sucede. Mira, te pondré un ejemplo que yo mismo viví, y por favor, dime qué explicación le encuentras tú desde tu manera de entender el mundo.

Mira, una noche me acosté a dormir y soñé que llegaba a la estación de autobuses de la Habana. Ahí me encontraba con un amigo de mi ciudad. Nos saludábamos y me preguntaba si iba a coger el bus que salía para allá. Yo le dije que no, porque no tenía boleto. Le dije que viajaría hasta una ciudad cercana y que desde allí cogería un bus para mi ciudad. El me dijo: bueno, ¿quieres que te lleve tus maletas hasta su casa? Yo le dije: Sí, llévamelos.
Ahí desperté con el despertador. Esa mañana yo viajaba, así que me fui para la estación de autobuses y al llegar allí ese amigo mío estaba allí. Y luego se repitió exactamente todo lo que había soñado unas horas antes.
¿Tienes explicación para esto?

Te haré otra anécdota. Un día estaba en una estación de trenes esperando un tren. Me quedé dormido en la estación y tuve un sueño en el que me veía envuelto en un accidente de tren. Sentía gritos, la gente corriendo desesperada, personas heridas. Desperté sobresaltado y dije: “Vamos a tener un accidente”. Aún así me subí al tren. Dos horas después ocurrió en la realidad lo mismo que había soñado.

Una tercera. Un día soñé que me encontraba en un punto determinado de la ciudad a una compañera de trabajo de mi esposa. Unas semanas después, me encontré en ese mismo sitio por casualidad. Enseguida sospeché que estaba viviendo lo mismo que había visto en el sueño, así que me senté a esperar a ver si esa chica venía. La chica vino, y al verme me preguntó que qué hacía yo allí, y le conté que eso que estaba pasando, yo lo había soñado, así que la estaba esperando. Le dije que yo pensaba que había algo que ella tenía que decirme. Le pregunté que qué hacia ella por allí y me respondió que no lo sabía bien, que se sentía mal y que había salido a que le diera el aire. Me invitó a ir a un bar, y como allí yo veía que no se atrevía a contarme lo que le pasaba, yo usando mis facultades, empecé a hablar y a decirle todo lo que se me pasaba por la mente sin preocuparme demasiado por lo que decía. Ella sólo escuchaba. Nos fuimos de allí y poco tiempo después, supe por una buena amiga de los dos, que todo lo que yo le dije, le sirvió mucho para su vida.

Una cuarta historia. Antes de marcharme de Cuba y venirme a vivir a vivir a España, viajé de mi ciudad a la Habana a coger el avión. Una bruja en mi pueblo me dijo que no me fuera de Cuba sin dejar una papaya bajo un árbol frondoso y que se lo dedicara a Elegguá, el santo africano que abre y cierra los caminos.

Me fui para la Habana y pasé por una frutería con la idea de comprar la papaya, pero no habían papayas. Entonces me quedé pensando: “Me han dicho que papaya, pero me voy de Cuba mañana y a lo mejor no tengo tiempo de encontrar la papaya. ¿Y si le pongo unos plátanos en vez de la papaya? Bueno, no me decidí a comprar nada. Me fui de allí porque había quedado con un brujo muy bueno amigo mío. Yo quería que él me consultara antes de irme de la isla. Ese señor echó al suelo sus caracoles y me dijo:
(yo no le conté nada. No abrí la boca para nada)
Tu tienes que ponerle una papaya a Elegguá. Pero no la encontraste y tu pensaste que podías poner unos plátanos. ¿Por qué no escuchaste a tus pensamientos? Ve, y compra los plátanos, que esa idea es buena. Son tus espíritus los que te lo hicieron pensar. ¿Cómo te explicas esto?

¿Cómo explicas que paseando por las calles de la Habana Vieja me le acerqué a una santera que estaba en un portal echando las cartas y le dije que yo también las echaba, y ella cortó en tres partes sus barajas y me dijo:
“Hijo mío, tú estás a punto de marcharte de este país. No te vayas sin pasar a despedirte de mí”.

En fin, amigo, hay tantas y tantas cosas que la ciencia no es capaz de explicar. Y resulta tan simplista decir que todo es casualidad.
Yo me dedico a echar las cartas. Todos los días consulto a personas que no conozco de nada y les hablo a todos de sus vidas y le aconsejo sobre lo que deben hacer, y les hablo de lo que les pasará en su futuro. No te diré que acierto el 100% de las cosas, pero al menos entre el 80 y 85% de lo que digo, es cierto. Si tú crees que en casi 20 años de echar las cartas, tener ese nivel de acierto se puede conseguir por casualidad, toma en tus manos un paquete de cartas e intenta adivinar con las cartas boca abajo, qué carta tienes en la mano. Si tu nivel de aciertos es del 80% entonces yo aceptaré que mis aciertos son casuales.

Dices que con tantas personas que somos en el mundo, esto se habría demostrado ya. Mira, existen casos comprobados de personas que tienen un alto poder de videncia, existen casos de niños que han nacido hablando con claridad de sus recuerdos de vidas pasadas y se ha comprobado que esos sitios, esas casas de las que esos niños hablaban existían realmente. Lo único que la ciencia aparta esos casos y se olvida de ellos porque no tienen respuestas. Y que sepas que en muchos casos, no sólo en estos, la ciencia aparta todo aquello que le resulta inexplicable y punto.
Amigo, dices que la mayoría de las personas no recuerdan nada de sus vidas pasadas. La verdad es que cada vez son más los que recuerdan, y son más porque entre otras cosas, la idea de la posibilidad de la existencia de otras vidas, es cada vez más natural y frecuente. Si tú te crías en una sociedad donde jamás te hablan de la reencarnación, no tiene sentido que tú relaciones algunos de tus sueños, con ese fenómeno. Sólo las mentes avisadas de la existencia de la trasmigración de las almas, puede mirar sus sueños con otros ojos. Piensa en ti mismo. Seguramente con 5 años mirabas el mundo de un modo, con 17, de otro, y con 40, de otro. Y no es que todo haya cambiado, es que tú mismo has cambiado tu óptica del mundo. Digo con esto, que cuando una persona aprende ciertas cosas, como puede ser que en sueños puede recibir información de vidas pasadas, entonces puede admitir o llegar a relacionar que eso pudo haberle pasado.
En mi caso es muy claro, porque desde niño soñé con un sitio al que regresé 28 años después. Yo me soñaba en esos sueños como una persona europea, y yo sabía que esa persona era yo. Desde niño lo sabía. No te puedo explicar por qué lo sabía, pero lo sabía. Es probable que la mayoría de las personas, al verse con otro cuerpo y en otro lugar, ni siquiera se reconozca. No es tan fácil como parece, sobre todo después de tantos años viviendo una realidad fuera del cuerpo, y sobre todo cuando has vivido algo raro que no entiendes. Porque la mayoría de los espíritus que no entienden aquí en la tierra, que hay más vida después de la muerte, luego de difuntos, muchas veces no entienden qué les está pasando en esos otros planos. Todo lo que les pasa en esos universos paralelos, lo viven como un sueño, como algo que desechan y ya está. Vienen a la tierra y fortalecen sus conciencias y se aferran mentalmente a sus experiencias del presente, pero la realidad es que con sólo observar un poquito a los seres humanos, nos damos cuenta de que todos somos muy diferentes y que todos tenemos un montón de manías. Observa a los niños pequeños, a niños de 2 o 3 años, y verás las diferencias increíbles que hay entre unos y otros, incluso, entre hermanos. Y ya te decía que la ciencia no tiene una explicación clara y convincente para el hecho de que hayan niños geniales y adultos geniales, y otros que rayen en la animalidad. Incluso, puede nacer un genio de padres mediocres o viceversa.

Luego dices que después de muertos no podemos sentir ni ver, y dices que si no hay cerebro nada de esto es posible. Ya te dije que en esto pensamos diferente y no es cuestión de que te convenza de nada. Sólo dejarte claro lo que ya te comenté antes. Yo creo que la muerte no destruye ni el cuerpo emocional ni el cuerpo mental de las personas. Uno sin cuerpo no puede ver ni sentir como lo hace en estado normal de vigilia, pero en tus sueños tú puedes ver cosas, sentir cosas y vives experiencias diferentes, en los que el espacio-tiempo está alterado, pero uno interactúa con él. Y soy de la opinión de que más allá de la muerte, esa capacidad de percibir no la perdemos. Espero que te acuerdes de esto que te digo, el día que tu cuerpo físico deje de funcionar.

Le estás diciendo a un espiritista que lleva años hablando con espíritus que después de la muerte no hay nada, cuando en Cuba una año después del fallecimiento de las personas, los estamos invocando y trayendo a sesiones espiritistas donde esas personas hablan perfectamente y nos cuentan sobre su vida fuera del cuerpo. Y ves a médium hablar y gesticular como esas personas que ellos ni conocieron. He visto en Cuba venir a espíritus que andan con mi esposa española, de familiares de ella que sólo ella conocía y hablar con mi mujer hasta con acento español, un médium cubano y que a mi mujer ni conoce.

Dices que según lo que digo, entiendes que sólo los humanos tenemos almas. Parece que me has entendido mal. Todo tiene alma, desde las piedras, hasta las plantas, los animales y los seres humanos. También te explico que hay seres como las gusanos y otros animales inferiores, que tienen almas grupales, pero bueno, no quiero liarte mucho con eso. Pero que sepas que todos esos seres tienen sus almas, sólo que son almas que tienen sus características según a quien pertenezcan. Luego te digo que la evolución de las especies de la que habló Darwin, responde a un proceso espiritual análogo. Es decir, los minerales dieron origen a las plantas, las plantas a los animales, los animales al ser humano, y el ser humano dará origen a una raza de seres suprahumanos. Esta cadena evolutiva se dio también en el plano espiritual.

Con respecto al número de almas, te digo que las almas sufren un proceso como el del agua en la naturaleza, unas llegan a unirse a Dios cuando terminan su ciclo, dejan de ser almas, dejan de vivir en el mundo de la separatividad para vivir en el mundo de la unidad, y de la unidad regresan a ser seres individuales. Es un proceso muy complejo, en el que las almas nacen y se reabsorben.

En medio de esa inmensidad, en medio de ese gran ciclo en el que no sólo están involucradas las almas de este planeta, sino también las almas de los seres de todos los planetas habitados del universo, porque el principio espiritual es el mismo para todo el universo, aunque corporalmente se manifieste de manera diferente, es complejo saber cuantas almas son, si es un número estable, pero lo que sí te puedo decir es que un ser de la tierra, puede nacer en otro planeta, como puede que un ser de otro planeta, pueda nacer o formar parte, su principio espiritual, del principio espiritual de una planta o de un animal de la tierra, o tal vez, hasta de un ser humano, pero esto es un tema del que no conozco demasiado.

Dices que el planeta tierra cada vez hay más personas. Pero ten en cuenta que a lo mejor hay más almas de personas, pero menos de animales y plantas por ejemplo.

Dices que por qué no hay más Budas. Mira, te explico. La humanidad pasa por grandes ciclos de evolución e involución espiritual. Son ciclos en espiral en el que se dan avances y retrocesos relativos. Hubo momentos del desarrollo de la humanidad, donde hubo una expansión de la espiritualidad y vinieron grandes seres espirituales y eso predominaba. Estamos viviendo un momento de evolución material e involución espiritual, pero es sólo un momento concreto. Ahora mismo con la llegada de la era de acuario, que aún no está totalmente entronizada, pero que en unos 150 años lo estará, y que durará unos 1600 años más o menos (no tengo el dato exacto) volveremos a vivir un proceso de expansión espiritual y volverán grandes seres espirituales a poblar la tierra. No es que ahora mismo no los haya, es que no estamos viviendo un buen momento como para esos seres se hagan famosos y su influencia llegue de una manera tan potente como le pasó en su día a Gautama el Buda o a Jesús.
Este no es el momento de esos seres. Pero te aseguro que hay grandes seres en la tierra haciendo su trabajo, sólo que todo tiene su momento y su ciclo.

Luego dices que esas personas existieron cuando la ignorancia acaparaba el 90% de la población. Con respecto a eso, ten cuidado, porque a lo mejor esos seres de esas civilizaciones anteriores no eran tan ignorantes como muchos creemos. A lo mejor ellos tenían simplemente una manera diferente de entender el mundo. Piensa que si esas civilizaciones, (y estoy pensando en la civilización maya desaparecida sin dejar rastro) tenían lo espiritual como fundamental, a lo mejor no se dedicaron a desarrollarse materialmente como lo hacemos nosotros ahora, que todo lo medimos por el patrón del desarrollo material. A lo mejor para ellos lo sabio era mantener el equilibrio con la naturaleza. No olvides que los seres desarrollados del presente estamos destruyendo el planeta.

Amigo, a lo mejor esas personas fueron capaces de obrar esos milagros porque en ese momento en que ellos vinieron, el universo conspiraba para que eso ocurriera, ¿entiendes? Del mismo modo en que hoy el universo conspira para que lleguen a la tierra y se pongan en manos de los hombres descubrimientos como la radio, la televisión, el Internet, en esa época todo estaba diseñado para que vinieran grandes seres capaces de hacer milagros. Luego te digo que en aquella época las personas tenían una disposición mental y emocional más favorable para la fe. Eso hoy no existe, y los planos astrales y mentales están muy contaminados con esas formas de pensamiento materialistas e incrédulas y eso no ayuda.

Amigo, sobre la idea de hacer el bien que planteas, te digo que no todo el mundo se siente bien haciendo el bien. Es mucho más fácil encontrar a personas que se sienten bien cuando hacen algo por sí mismos. La mayoría de la humanidad, sobre todo en occidente, se pasa la vida haciendo cosas para proporcionarse bienestar a sí mismos y no al prójimo. Las sociedades capitalistas son muy egoístas por naturaleza, y sólo tienes que ver que los que nos gobiernan, tienen la desfachatez de pagarse a sí mismos salarios 10 veces superiores a lo que gana la media de la población y aún así tienen la cara de decir que están preocupados por el pueblo.
También te encuentras a personas que se sienten bien cuando alguien hace algo bueno por ellos. Esas personas que sienten placer sobre todo, cuando hacen algo por los demás, son escasas y eso denota en ellos un grado importante de crecimiento espiritual.

Dices que la persona siente placer en su cuerpo físico, porque siente placer en su cerebro. Bueno, también lo creo. El placer se siente en todos lados, pero yo
creo que hay algo más allá, a lo que yo llamo vehículos espirituales en los que creo que también se siente ese placer, pero bueno, eso es lo de menos.

Pues nada, hasta aquí mi respuesta a tus palabras. Espero que mis aclaraciones te hayan servido de algo. Un abrazo:
Tadeo

Anónimo dijo...

Hola Tadeo,
Gracias por ser paciente conmigo.
Por la que veo tenemos un punto de vista del mundo muy similar, pero mirado desde un prisma diferente.
Un fuerte abrazo y hasta pronto.

Luz dijo...

Este tema me apasiona.
Porque yo he sentido eso, que cuando ves a alguien te das cuenta que ya se conocian, hice un post al respecto.

Brian Wess, habla del tema y son muy interesantes las historias que cuenta. te lo recomiendo.

Saludos desde mi camino.

Luz dijo...

No solo Brian Weiss habla de este tema, sino Laura Esquivel, en "La ley del amor", que es un libro que me encanto.

Aqui la entrada.
http://pedacitosdemimundo.blogspot.com/2008/10/extracto-de-la-novela-la-ley-del-amor.html#links

Este tema me encanta y me gustaria que escribieras mas al respecto.

Un saludo desde mi camino

JOSÉ TADEO TÁPANES ZERQUERA dijo...

Hola Luz:
Perdona que no te haya respondido antes. Bueno, curiosamente este post es el segundo que escribo al respecto. Tal vez escriba, también, motivado por tu petición, algo más al respecto.
Yo creo que somos seres en encarnación y que si estamos abiertos y somos un poco sensitivos, podemos al menos sentir cuando existe una afinidad espiritual (inexplicable para la lógica racional) o viceversa. Creo que la explicación está en que somos seres en encarnación, con vidas anteriores, y aunque no nos reconozcamos conscientemente, esa parte irracional y sabia que hay en nosotros, sí reconoce, aunque no nos mande esa información a nuestra mente racional, pero sí manda esa información a nuestra mente irracional.
Besitos:
Tadeo

solopoesias dijo...

ARABE, TENDRÉ QUE ACOSTUMBRARME A DECIRTE, TADEO??? DIGO, PUES VEO QUE TODOS TE LLAMAS ASI!

BUENO, NO TIENE IMPORTANCIA, HE LEIDO Y RELEIDO TUS ESCRITOS, LOS HE COMENTADO CON MI ESPOSO, OSCAR, Y AMBOS ESTAMOS DE ACUERDO EN ALGO A PESAR QUE A ÉL NO LE GUSTA LA POESÍA, QUE ERES ATRAPANTE EN TODO CUANTO ESCRIBES O RELATAS.
MI QUERIDO AMIGO, SOLO LOAS PARA TI!!

CUBANITO DE MI ALMA, OJALÁ HUBIERAS SIDO ARGENTINO PARA ESTAR CERCA Y PODER DARTE UN ABRAZO FRATERNO!!!!!!!!!!

MIL BESOS A TI Y TU HERMOSA FAMILIA DE ALGUIEN QUE JAMAS TE OLVIDARÁ !

MIRTA LÍLIAN CORDIDO.

JOSÉ TADEO TÁPANES ZERQUERA dijo...

Querida amiga Mirta:
Qué lindo todo lo que me cuentas. Sabes, mi nombre es Tadeo, así que no te asombre que la gente me llame así. Tú puedes seguir llamándome como mejor te plazca, pero Tadeo es lo que dice en mi DNI, jejeje.
Bueno, por lo demás, decirte que a lo mejor Dios me lleva a Argentina. Nadie sabe. Tengo un libro en una editorial de allá, así que nunca se sabe, jejeje. Besitos para ti.
Tadeo