jueves, 16 de julio de 2009

EGO Y EGOÍSMO

EGO Y EGOÍSMO

Durante las últimas semanas he estado meditando sobre el tema del EGO y del EGOÍSMO y mi deseo es poner por escrito algunas de las ideas fundamentales que he sacado en claro de mis estudios al respecto. Tengo claro en mi cabeza lo que quiero transmitir, pero me hago un lío intentado encontrar la manera más sencilla de hacerlo.

¿Por qué se me hace tan complicado explicar mis ideas? Debe ser porque no tengo una manera sencilla de responder a los muchos por qué que se desprenden de mis afirmaciones. Bueno, intentaré avanzar aunque diste mucho este escrito, de ser un texto redondo y que Dios coja confesados a mis lectores.

He empezado por buscar en los diccionarios qué significa la palabra EGO. He descubierto que EGO no es más que una palabra latina que significa YO. Pero ¿qué es YO? ¿Qué significa esta palabra? Los diccionarios dejan claro que la palabra YO es de las más complicadas de definir y de hecho, existen diferentes definiciones en función del área del conocimiento en el que nos estemos moviendo.

No es lo mismo hablar del YO en el ámbito de la lingüística, que en el ámbito de la antropología, o del psicoanálisis, o en el ámbito de las filosofías occidentales u orientales.

Mi intención es explicar la idea del YO que he aprendido de los maestros de sabiduría.

Para entender la manera en que ellos conciben el YO, tenemos que tener siempre presente una idea básica, y es la idea del MOVIMIENTO. Si en algo se diferencia el pensamiento del hombre ordinario, con respecto al pensamiento de los maestros de sabiduría, es en que el hombre ordinario busca instintivamente el comienzo de las cosas y una vez que encuentra el principio del fenómeno, avanza hasta desmenuzarlo completamente y de ese modo, llegar a entenderlo a cabalidad.

Los maestros de sabiduría procuran dejar claro que los fenómenos no tienen un principio, sino que forman siempre un eslabón de una cadena infinita, y además, todo fenómeno se encuentra en movimiento, y por tanto eso lo relativiza todo. Quiero decir con esto, que para los maestros de sabiduría, lo que puede parecernos hoy una verdad absoluta, mañana puede ser una verdad relativa, luego, una media verdad, y más allá en el tiempo, puede convertirse en una mentira.

Para ellos, lo que hoy nos parece justo, mañana será injusto, y eso no significa que en su día nos hayamos equivocado valorando el fenómeno en cuestión, sino que esto que nos ha sucedido es lo normal que ocurra siempre. Ellos dicen. Por muy maravillosa que parezca la fruta, sólo tenemos un momento idóneo para comerla. Si no la comes en su momento de maduración óptima, entonces perderás la posibilidad de hacerlo, porque se pudrirá de no ser consumida.

Del mismo modo entienden ellos todos los fenómenos de la naturaleza y la sociedad. Hay ideas sociales, por ejemplo, que hoy nos parecen maravillosas. Me refiero, por ejemplo, a las ideas de libertad, de justicia, de bien, etc. Según ellos, estas ideas corresponden a nuestro nivel de evolución de nuestra conciencia, pero dan por sentado que no serán ideas eternas y siempre están prestos a adoptar las nuevas ideas que respondan en cada caso, al momento psicológico que viva la humanidad.

Otro ejemplo de esto, es cómo ciertas ideas en su momento, resultan revolucionarias y avanzadas, pero luego que estas ideas han dado su “zumo”, luego de haber sido “exprimidas”por la sociedad, deben ser desechadas, y por tanto, tales ideas que en su día resultaron avanzadas y válidas y motor del progreso, luego ellas mismas, así como las personas que las sostienen, se convierten en impedimento del desarrollo, y por tanto, se convierten en reaccionarias, así como las personas que las defienden.

Aparentemente me he alejado del tema del YO, pero quise hacerlo para que entiendan luego con facilidad, cómo para los maestros de sabiduría, la idea del YO también varía a lo largo del tiempo.

En un momento determinado de la evolución, sólo existía un YO, que podemos identificar con Dios, o con la Antimateria, o con el Espíritu puro. El proceso de diferenciación nos fue aportando progresivamente un cuerpo MONÁDICO, un cuerpo ÁTMICO, un cuerpo BÚDICO (he aquí nuestros 3 cuerpos espirituales) y luego, aparecieron los 3 cuerpos físicos, que son el cuerpo MENTAL, el cuerpo ASTRAL y el cuerpo FÍSICO.

Como todo existe en movimiento y nos movemos constantemente en un ciclo eterno que nos lleva desde el espíritu puro hasta la materia pura y viceversa, en un proceso que, según las enseñanzas tibetanas dura 311 040 000 000 000 de años, la idea del YO, también progresa.

En el momento en que nos encontramos hoy, es decir, encarnados en un cuerpo físico, está claro que cuando decimos YO, estamos pensando sobre todo en nuestro cuerpo físico. De hecho, el ser humano común, no entiende el YO como algo diferente del cuerpo físico.

Sin embargo, los maestros de sabiduría nos invitan a entender el YO de otro modo. Ellos nos explican la importancia que tiene el reconocer, además de nuestro cuerpo físico, también el resto de nuestros cuerpos: ASTRAL, MENTAL, BÚDICO, ÁTMICO, MONÁDICO y ÁDICO (este último es el cuerpo mismo de la divinidad).

De hecho los religiosos orientales cuando dicen el famoso mantram:
OM MANI PADME HUM (Yo soy la joya en el loto), y sobre todo, la primera parte, OM MANI (Yo soy) no están pensando en el YO entendiéndolo como cuerpo físico, sino que procuran ponerse en contacto con ese YO más profundo y trascendente.

Téngase en cuenta que cuando el cuerpo físico muere, los cuerpos espirituales siguen viviendo. Y téngase en cuenta que eso que se muere primero, es lo más externo y lo más alejado de nuestra verdadera esencia y por tanto, de nuestro verdadero YO. Los maestros de sabiduría nos enseñan que somos mucho más que nuestro cuerpo físico, y que necesitamos expandir la idea del YO.

Una vez que hemos conseguido pensar en nosotros mismos como seres de múltiples cuerpos y con esencias mucho más duraderas que el cuerpo físico, estamos en condiciones de reflexionar sobre otro aspecto relacionado con todo lo anterior e igual de interesante.

Dicen los maestros de sabiduría que el ser humano en los inicios de su existencia, identificaba lógicamente, su YO, con su cuerpo físico y lo cuidaba por instinto de conservación. Con el tiempo fue perfeccionando sus habilidades para cuidar de sí mismo y a lo largo de años y años, fue aprendiendo a cuidar de su pareja y de sus hijos del mismo modo en que cuidaba de sí mismo. Esto está relacionado con el amor. En la medida en que somos capaces de amar al otro, expandimos sobre él nuestro EGO.

Una persona que ama a otra, siente que no son más dos cuerpos, sino que son uno solo. Curiosamente en los planos espirituales esto es cierto. Cuando dos personas se aman, fusionan todos sus cuerpos. Los cuerpos más densos tienen más problemas para fusionarse, y los menos densos, tienen menos problemas, de este modo, los cuerpos FÍSICOS se unen a través del acto sexual, los cuerpos ASTRALES, se unen a través de los sentimientos compartidos, los cuerpos MENTALES, se unen a través de las ideas compartidas, y luego, los restantes 3 cuerpos (BÚDICO, ÁTMICO y MONÁDICO) se unen de una manera increíble, y a veces esta unión la arrastramos a lo largo de nuestras sucesivas vidas.

Por eso es que las personas que se han amado alguna vez, luego en las encarnaciones siguientes, vuelven a encontrarse en el camino de sus vidas, porque existe entre ellos un lazo energético espiritual increíblemente fuerte. Crear estos vínculos de amor con las demás personas nos hace grandes en los planos espirituales. Cada lazo de amor que fabricamos, cada puente de amor que tendemos hacia otras personas, se ve en los planos espirituales como un rayo de luz, y las personas capaces de amar al prójimo, se ven como soles. Son seres luminosos con auras preciosas. Si amar de este modo, puede ser hoy un problema, en las sociedades del futuro, iremos eliminando las barreras que hoy le ponemos al amor.

Retomando el curso de mi explicación, les decía que el EGO se expande hacia los seres amados, como la pareja y los hijos. En este momento de la evolución nos encontramos hoy. Somos capaces de amar y de dar hasta la propia vida por nuestras parejas e hijos. Sin embargo, vamos camino hacia la expansión del YO hasta límites insospechados.

Si hoy en día, una persona EGOÍSTA, es aquél que sólo es capaz de pensar en él y de preocuparse por el bienestar personal, dentro de unos años, una persona egoísta será también aquella que sólo sea capaz de pensar en él y en su pareja e hijos.

En un futuro no muy lejano, nuestro EGO se expandirá hacia la familia más extensa y luego hacia todos los habitantes de la ciudad, de la nación y del planeta. Ese es el futuro que nos espera. Dentro de unos cuantos cientos de años, seremos capaces de amar a cualquier ser humano, del mismo modo en que hoy amamos a nuestra pareja e hijos.

Por tanto, los maestros de sabiduría nos invitan a amar al prójimo, que es lo mismo que decir, a expandir nuestro EGO. Nos invitan a olvidarnos de esa idea del YO limitándola a nuestro cuerpo FÍSICO, y reconociendo que a fin de cuentas, el ser humano es mucho más que su cuerpo físico, que su vida trasciende la vida misma del cuerpo FÍSICO, y que en esos estados de la existencia, conformamos con los demás seres humanos, unidades colectivas, porque recordemos e imaginemos, que una vez sin cuerpo físico, desearemos unirnos con las personas amadas y permanecer así metidos unos dentro de otros, para toda la eternidad, disfrutando de un tipo de unión de amor inconcebible para los seres que vivimos hoy presos de un cuerpo físico.

TADEO

13 comentarios:

Antonio dijo...

Bueno, amigo Tadeo, aquí hay mucha tela que cortar. Como bien dices las verdades son relativas y cada cual ve una arista de ellas hasta hacerlas circular desde la más absoluta verdad a la mentira. Las creencias son un claro ejemplo de ello. Yo, que me considero un librepensador agnóstico y ecléctico, que busca esa verdad desde la razón y la lógica de mi propio discernimiento, entiendo que el verbo es complejo y difícil de transmitir cuando se habla del yo por su polisemia. No todo el mundo decodifica las palabras de la misma forma, con el mismo significado, y además es imposible por cuestión de vivencias y educación. La imagen de la palabra mesa no es la misma para ti que para mí, depende de las primeras o más impactantes imágenes de mesa que hayamos tenido a lo largo de nuestra vida. No obstante, y salvando las diferencias sobre el término yo, que pudieran plantearse, creo que contextualizas muy bien el concepto alemán del “Zeitgeist” hegeliano, que denota el clima cultural de una era, por lo que lo que pasará mañana no lo sabemos, en todo caso lo deseamos y dependerá de la evolución que tenga la sociedad hacia ese nuevo “zeitgeist”.
Disculpa mi extensión que, en todo caso, responde a una reflexión personal al albor de la lectura que propones.
Un abrazo y te seguiré visitando

JOSÉ TADEO TÁPANES ZERQUERA dijo...

Querido Antonio:
Un placer tenerte por estos lares. Ya sabes, aquí se puede hablar hasta por los codos sin problemas, pues yo soy el primero que lo hace sin temores. Ya sé que no es un foro para tener muchísimos seguidores, pero esto es lo que tengo que decir, y bueno, me conformo con que mis reflexiones ayuden a reflexionar a otros, por pocos que sean.
Así que tenerte es un placer inmenso. Un abrazo:
Tadeo

Marina-Emer dijo...

Hola amigo...Gracias a Dios que logré entrar a tu blog ...llevo unos dias que no me dejan entrar a varios blogs de amigos...una pequeñas ventanas de Internet y no pude venir a visitarte antes
Agradezco tu amistad y elogios a mis escritos ...otro momento si entro bien lo hare a la direccion que me dejaste.
abrazos
Marina

JOSÉ TADEO TÁPANES ZERQUERA dijo...

Querida Marina:
Qué pena que tengas problemas para entrar a mi blog. Espero que no me estén haciendo boicot informático, jejeje. De momento, no he recibido amenazas.
Bueno, aquí me tienes y espero que sea por mucho tiempo. Besitos:
Tadeo

Reyes dijo...

Hola Tadeo . es curioso pero yo , sin saber por qué, también llevo una racha pensando en el ego...lo que no quiere decir que sea menos egosíta , dado que mi alma es chiquitica como una esponja de mar y no absorbe grandes cosas, lo cierto es que me importan pocas , aparte de mi trozo de mundo .
Pero bueno, está bien aprender contigo , sigo sin entender lo de la unión de los diferentes cuerpos ,por ejemplo para casos de amores no correspondidos...
qué clase de unión puede darse entre dos personas si sólo siente uno de ellos amor , y el otro sólo está jugando ?
Podemos inventarnos esa intensidad ?
Parece ser que sí .
..
Todo eso parece una pérdida de tiempo , suponiendo que todos los encuentros tienen un sentido.
Bueno, me fui por las ramas, para variar.
En fin , que me ha gustado.
Besos .

JOSÉ TADEO TÁPANES ZERQUERA dijo...

Querida Reyes:
Siempre es un placer tenerte por mis escritos. Me encanta la seriedad con que me lees. No sé yo si leería a alguien que escribiera estos tochos, jejeje.
Mi amiga, he leído tu comentario y de veras que quisiera responderte con claridad, pero tu pregunta no me queda clara. Pero intentaré responderte y si te siguen quedando dudas, por favor, pregunta otra vez, que yo gustoso intentaré responderte y aclararte lo que sea.

Sobre el hecho de que eres egoísta, todos lo somos, unos más que otros. Lo que debemos saber es que el mundo avanza hacia una expanción del ego. Es decir, nuestro ego con el tiempo, romperá la barrera de nuestro cuerpo y se hará más global. Dejaremos de pensar tanto en el YO, y empezaremos a mirarnos a nosotros mismos más como un NOSOTROS.
De hecho, sólo encarnados y metidos en un cuerpo físico, se nos ocurre la idea del YO, pero desencarnados y sin cuerpos físicos, es decir, sin cuerpo de carne, sin emociones y sin cuerpo mental, entendemos mucho mejor que somos un todo con todos los demás. Sólo cuando sufrimos ese proceso de diferenciación en que aparecen, recubriendo nuestro cuerpo espiritual, la mente, las emociones y el cuerpo de carne, es que abrimos los ojos físicos y decimos YO SOY. ¿Comprendes?

Ahora, me hablas de que amas a una persona y esa persona no te ama. ¿Qué pasa en este caso? Pues nada. Esto ocurre constantemente.
Lo que yo podría recomendarte es lo siguiente:
Analiza ese amor que sientes. ¿Es un amor que nace desde lo más profundo de tu ser y que tu mente no lo entiende? ¿Te preguntas a tí misma, por qué estoy amando a esta persona, si siempre he pensado que me enamoraria de alguien totalmente diferente a este señor?
Si llegas a este punto, debes saber que puedes estar ante tu alma gemela. ¿Por qué? Porque tu alma gemela es como tú en los vehículos espirituales, y con esos vehículos espirituales reconoces a ese ser y sale amor de ti. Ahora bien, como esa persona se ha cargado, se ha polarizado diferente a ti, seguramente su mente y sus emociones son diferentes a tu mente y tus emociones.
Puede que tú ames y él no, porque tú has sabido escuchar a tu cuerpo espiritual, y él, puede que haya acallado esa voz interior con la voz de su mente, que es, por cierto, lo que hacemos la mayoria de las personas. La mayoría de las personas todo lo pasamos por el prisma de la mente, somos sobre todo analíticos, y si serlo, puede dar buenos resultados a veces, no es un buen arma para encontrar al alma gemela.
También te digo, que no hay que quedarse necesariamente con el alma gemela, porque no es cierto eso de que con el alma gemela es con quien mejor se vive y con quien se da los grandes amores. El amor que se siente por el alma gemela, tiene la belleza de lo inexplicable. Es un amor que te enloquece porque te controla, porque te empuja a donde tu mente no quiere ir. He ahí su magia.
Pero, al menos, en nuestro nivel de desarrollo como seres, seguramente vivirás mejor con una persona a quien tu mente te dice "ámalo" y claro, la mente de esa otra persona tiene que decir: "ámala".
Ahora bien, lo ideal es que, más allá de ser parejas o no, asumamos la responsabilidad que tenemos de amar al prójimo, y de saber, que ese a quien a veces no soportamos, puede ser, incluso, nuestra alma gemela. Incluso, puede darse el caso de que una persona mate a su alma gemela.
Y bueno, es importante que se sepa, que al final del camino, formaremos, no parejas, sino unidades colectivas, así que seria bueno que vayamos pensando en que al final nuestra alma individual se reunirá con sus almas gemelas, y no sólo con una, que también, pero igual que se diluirá la idea del YO, también se diluirá la idea del TÚ y YO, y nos juntaremos todos en la idea del NOSOTROS, en un gran mar de amor.
Besitos:
Tadeo

dana dijo...

Creo que el ego de alguna forma, ase que en cierto momento de nuestras vidas, nos confrontemos con nosotros mismos mostrándonos quienes somos en realidad, de lo que nos alimentamos y de lo solo que estamos.
Eso nos ase producir un cambio que nos lleva a diferenciar el ego del yo , mostrándonos que el “yo “ es un todo, con todos. Que amándote y respetándote aprendes a ver lo mejor de cada persona sin importar el ego de esta, aprendemos a ser consiente de que en realidad no estamos solos, y que es necesario la unidad espiritual con nuestros hermanos, porque” todos” somos uno, es ahí cuando empezamos a sentirnos totalmente completos reencontrándonos con nuestra verdadera identidad de yo soy amor.

JOSÉ TADEO TÁPANES ZERQUERA dijo...

Querida Dana:
Me da mucho placer tenerte por aquí. Dices cosas muy sabias y muy lindas. Besitos:
Tadeo

Gustavo Taylor dijo...

La verdad muy pero muy interesante concepto, tal vez porque se parece en cierto modo al mío propio, jajaja.
De todas maneras, demuestras una solvencia al hablar, o al escribir en este caso, que da gusto leerte.
Muchos saludos y bendiciones!
No me manejo muy bien en estos vericuetos por lo que te dejo mi correo porque me gustaría mantenernos en contacto.
gustavo.taylor.1968@gmail.com

Nuevamente, reitero mis saludos para ti y tu esposa.
Gustavo

JOSÉ TADEO TÁPANES ZERQUERA dijo...

Hola Gustavo.
Para mí es un placer tenerte por aquí. Me alegra mucho que compartamos ideas y puntos de vista e intereses. Te dejo un fuerte abrazo:
Tadeo

Xavier Sanclemente García dijo...

No he leído por completo tu entrada pero sé de que hablas. Para mi el EGO es nuestro falso YO y el egoísmo, aunque contenga el prefijo ego, es una acción de supervivencia nata. Es decir, para mi el Ego está en la cabeza y el egoísmo está en el corazón. Me ha ayudado a puñtalizarlo el Diseño Humano. Si quieres podemos hablar de ello, hace tiempo que lo estudio.

Un saludo!

Xavier Sanclemente García dijo...

No he leído por completo tu entrada pero sé de que hablas. Para mi el EGO es nuestro falso YO y el egoísmo, aunque contenga el prefijo ego, es una acción de supervivencia nata. Es decir, para mi el Ego está en la cabeza y el egoísmo está en el corazón. Me ha ayudado a puñtalizarlo el Diseño Humano. Si quieres podemos hablar de ello, hace tiempo que lo estudio.

Un saludo!

JOSÉ TADEO TÁPANES ZERQUERA dijo...

Hola Xavier:
Ante todo agradezco tus palabras. Claro está que podemos hablar de ello. Lo que me pareció curioso es que no terminaras de leer mi texto. Pero aquí tienes mi espacio, y si quieres hacerlo de manera personal, tienes mi correo electrónico por ahí, josetapanes@hotmail.com para que me escribas. Sí te digo de antemano que yo el egoismo lo sacaría del corazón. Yo el corazón lo asocio con la forma del amor de la unidad, es decir, de ese amor que no entiende de buenos y malos. El amor del corazón es ese que no se entiende con la cabeza, y que por tanto, trasciende el estadio mental. Para mí el egoismo está relacionado con el apego a lo material, con los miedos y las inseguridades, porque el que no teme, no se apega a nada, no siente esa necesidad. Bueno, pero encantado de escuchar tus puntos de vista. Un abrazo:
Tadeo