lunes, 11 de enero de 2010

HABLANDO COMO LOS LOCOS



HABLANDO COMO LOS LOCOS

El tiempo pasa volando y ya casi van a hacer dos meses que no escribo nada en este blog. Y no es que no pasen ideas por mi cabeza dignas de este espacio, es más bien que me vienen encima ideas las cuales soy incapaz de convertir en un post.

Pueden ser ideas profundas e interesantes, pero al mismo tiempo, complejas de explicar, y muchas veces no tengo el tiempo suficiente como para sentarme a escribir sobre ellas como quisiera.

Muchas veces las lecturas metafísicas que hago, me sugieren reflexiones interesantes, pero no siempre estoy en condiciones de ponerme a escribirlas, y procuro siempre, hablar desde mis palabras y no ponerme a transcribir determinados textos por interesantes que sean.

Prefiero ayudar a clarificar las ideas de los grandes maestros, en caso de que se pueda. Muchas veces me pasa que soy incapaz de decir las cosas de una manera más clara y sencilla de lo que ellos lo han dicho, y en fin, unas veces por una cosa y otras veces, por otra, mi página se queda en blanco.

Hoy mismo me han venido muchas ideas y ganas de escribir una entrada para este blog, pero llevo horas diciendo: ¿Sobre qué escribo? ¿Cómo convierto todas estas reflexiones y análisis en un post medianamente coherente? Luego de 3 horas, la página seguía en blanco, así que me he lanzado a la desesperada a decirles al menos estas palabras. Perdonen el desorden mental.

Entre las ideas que ocupan mi mente en el día de hoy, están las referentes a la importancia de aprender a reconocer nuestros diferentes cuerpos.

Para los que no estén familiarizados con las teorías metafísicas propias de las filosofías orientales, cuando hablo de nuestros diferentes cuerpos, me estoy refiriendo a nuestras 2 triadas de cuerpos. Es decir, nuestros tres cuerpos o vehículos de naturaleza física, que son a saber: El CUERPO FÍSICO, EL CUERPO ASTRAL O EMOCIONAL, y EL CUERPO MENTAL, y luego, la otra triada de cuerpos de naturaleza espiritual que son a saber: EL CUERPO BÚDICO, EL CUERPO ÁTMICO y EL CUERPO MONÁDICO. Existe un séptimo cuerpo que termina englobándolos a todos, que es EL CUERPO ÁDICO, o cuerpo de la Divinidad.

Dicho de otro modo, todo lo que existe, procede de un devenir constante e infinito en el que la substancia pasa por diferentes estadios, siempre séptuples, y que cada cosa, una vez definida, tiene un momento de nacimiento, un momento de conservación y un momento de destrucción. Es decir, todo nace y muere, sólo permanece el fenómeno en su conjunto, y a algunos les gusta llamar a este fenómeno, cuyo atributo más visible es el movimiento, Dios.

Como el ciclo del que hablamos, no tiene ni principio ni final, sino que tal parece que es un círculo, o en todo caso una espiral, para poder estudiar el fenómeno, es necesario que lo detengamos, tomando algún momento como punto de partida. En tal caso, si tomamos como punto de partida el momento en el que todo se ha reducido a un punto y nada existe, nada más que Dios o la Antimateria, podríamos llamarle a esto, el Plano Ádico.

Luego, a lo largo del proceso evolutivo del Espíritu puro a la Materia pura, pudo haber aparecido la vida, un tipo de vida tal vez similar a la nuestra, pero eso es algo que no lo sé.

Todo parece indicar, por lo que he leído, que el ser humano, tal como lo conocemos, ha surgido en el proceso de retroceso de la Materia pura al Espíritu Puro. Estamos hablando de ciclos que tienen una duración en el tiempo de miles de millones de años. Siempre me gusta recordar que los tibetanos dicen que el tiempo en años que dura el proceso de creación, conservación y destrucción de todo lo que existe es de: 311 040 000 000 000 de años.

También sería bueno recordar que al parecer, se han dado diferentes oleadas de vida, y que por tanto, en el esquema darwiniano existen ciertas anomalías tales como que supuestos animales inferiores, muestran características propias de animales superiores. Ahora mismo la ciencia no termina de explicarse cómo un pulpo puede mostrar más inteligencia que muchos animales terrestres.

Para no alejarme demasiado del tema que me interesa tratar, que es el referente al ser humano y sus diferentes cuerpos y la importancia de reconocerlos, solamente diré que todos los seres vivos, incluso, las piedras, tienen estos 7 cuerpos ya mencionados.
Tanto los minerales, como las plantas, como los animales como el ser humano, muestran formas de vida. Son formas de vida diferentes, pero la vida se encuentra por todas partes en el mundo físico y en cada uno de los mundos.

Sabemos que la evolución de los minerales dio origen a las plantas, y estos a su vez, dieron origen a los animales y estos al ser humano. También deberíamos saber que de igual modo, el ser humano dará origen a otra especie de seres de naturaleza no humana, más evolucionados que nosotros.

Del mismo modo en que la evolución de nuestra conciencia, nos ha proporcionado peculiaridades corporales y sociales, la raza humana dará paso a seres de conciencia superior a la nuestra, y seguramente, esa conciencia superior, también determinará en ellos, cambios físicos.

Hablaba ahora mismo de la conciencia. La conciencia no es otra cosa que nuestro vehículo mental, es decir, el tercero de nuestros vehículos físicos. Pues bien, si nos comparamos con los animales, notamos las evidentes diferencias morfológicas y de todo tipo en nuestros cuerpos, notamos también las diferencias en cuanto a nuestras emociones y notamos las diferencias en cuanto a nuestros pensamientos.

Nos sentimos muy evolucionados con respecto a los animales, pero pasada esta euforia sería bueno que la humanidad pusiera los pies sobre la tierra y comprendiera que ante nuestros ojos se abre un vasto horizonte evolutivo que nos toca transitar, en este caso, con un poco más de conciencia que los animales referente a tal tránsito.

Aquí sale a relucir la famosa frase CONÓCETE A TI MISMO. La humanidad precisa conocerse mejor, porque de ese conocimiento dependerá su evolución y sobre todo su bienestar.

Los seres humanos no somos felices. Por doquier encontramos infelicidad, y esta infelicidad está relacionada directamente con el desconocimiento de nuestros cuerpos, con el desconocimiento de quiénes somos en realidad.

Si queremos ser felices, es necesario que aprendamos e interioricemos dos ideas básicas:
1-Somos mucho más que nuestro cuerpo físico. Somos mucho más que nuestro cuerpo emocional, y somos mucho más que nuestro cuerpo mental.
2-Aunque nos veamos a nosotros mismos como seres individuales, esa sensación de individualidad no es más nada que una ilusión, porque en realidad todos somos UNO.

Ahondaré un poco sobre estas dos ideas básicas.

Respecto a la primera, diré que la humanidad va transitando lentamente hacia un estadio en que la conciencia, va ganando la partida a las emociones. La humanidad se cree muy racional, porque siempre toma como punto de comparación a los animales. Pero si nos analizamos con seriedad, nos encontramos con que muchas veces predominan nuestras emociones por encima de nuestros pensamientos.

Conocerse a sí mismo, implica entre otras cosas, saber cuán emocionales somos, cuanto peso tiene en nosotros lo emocional, y si somos capaces desde nuestra mente, de controlar nuestros impulsos.

Se trata de una mirada sincera hacia nuestro interior. Se trata de saber quiénes somos, y luego, desde la comprensión de la necesidad de salir del “mar revuelto”, que es el universo emocional, porque en él no hay felicidad posible, tomar las riendas de nuestras emociones desde nuestra mente.

No se trata de matar nuestras emociones, porque eso es imposible. Se trata de conocer la verdadera naturaleza de nuestras emociones. Es importante saber que en el universo emocional, existen emociones positivas y negativas, y que estas buscan equilibrarse, de manera tal que a una emoción positiva de determinado grado o magnitud, seguirá una emoción negativa capaz de equilibrarla. Por tanto, las personas que buscan para sí vivir emociones intensas, luego necesariamente se verán azotadas por emociones negativas que les proporcionarán estados de crisis o de bajones emocionales.

Muchas veces sufrimos porque no entendemos por qué caemos en esos pozos emocionales, y no sabemos que nosotros mismos los hemos provocado, tratando de huir de ellos proporcionándonos emociones positivas fuertes.

Por mucho que nos parezca lo más de lo más, disfrutar de esas emociones intensas, debemos ser conscientes de que ellas son las que producen luego, una reacción análoga de sentido contrario. Creo que el simple hecho de comprenderlo, ya nos eliminará sufrimiento, porque no hay nada peor que no saber por qué nos pasan estas cosas, por qué nos sentimos así de mal.

Con el tiempo decidiremos cómo afrontar los vaivenes inevitables del universo astral o emocional. Los maestros espirituales, aconsejan buscar el equilibrio, es decir, la paz interior. Esto se consigue desde la mente, usando la conciencia como riendas con que controlar al “caballo” de las emociones y aplacando la sed por las emociones fuertes.

Ahora bien, en todo esto está presente nuestro crecimiento espiritual. No todas las personas tenemos el mismo grado evolutivo. Podríamos decir: “Dime cómo sientes, y te diré quién eres”. Dime cuán capaz o incapaz de dominar tus emociones eres, y te diré tu grado de crecimiento espiritual.

Desde luego, esa necesidad de emociones fuertes, ese pensar que sin eso la vida no tiene sentido, esas ideas tan propias de la adolescencia, ideas que algunos no llegan a superar nunca aún con los años, denotan falta de madurez de su espíritu.


Estas personas que piensan y actúan de esta manera, están atrapados de la droga que es la adrenalina que producen todas estas emociones fuertes, pero luego, no podrán evitar tener fuertes bajones, fuertes crisis, depresiones, etc. El que lo niegue, miente. Y está claro que muchas personas preferimos aparentar que somos felices a serlo de verdad.

Atrevámonos a mirarnos a nosotros mismos, analicemos nuestros apegos a las emociones fuertes y así sabremos en qué momento de nuestro crecimiento espiritual estamos. Domemos el potro de nuestras emociones si somos capaces de hacerlo.


Controlemos nuestros impulsos. No nos demos el lujo de actuar sin pensar. Que cada uno de nuestros actos esté respaldado por una reflexión que nos haya dicho que lo que hacemos, tiene utilidad, y hagamos lo mismo con nuestras palabras. No dejemos que salgan de nuestra boca palabras no meditadas.

No olvidemos, además, que incluso las emociones positivas, como la emoción producida por el amor, es una emoción que es necesario domar, porque si no lo hacemos, ese sentimiento de amor puede llevarnos al sufrimiento cuando el objeto de nuestro amor no lo tengamos al alcance de la mano.

Respecto a esto dicen los maestros, que estos amores emocionales pueden llevarnos a pensar cosas tales como: “Estoy sufriendo porque amo a una persona que no me ama”. Los maestros advierten que al pensar así nos engañamos. Dicen que realmente no sufrimos porque amamos, sufrimos porque no podemos tener a la persona amada. Ellos dicen que el verdadero amor nunca produce sufrimiento.

El cuerpo emocional deberíamos imaginárnoslo como unos lentes oscuros que nos hacen ver el mundo con determinadas tonalidades irreales. Cuando nos quitamos de los ojos tales lentes, comprendemos que el mundo tiene otros colores más brillantes y hermosos. Pero ¿cómo vamos a creerlo ahora, si nunca nos hemos liberado de nuestras emociones? Incluso, algunos sentirán tal apego a ellas, que estas palabras le resultarán incómodas e inaceptables. Es lógico, ya he dicho que la humanidad aún es más emocional que mental.

Un ser humano feliz es aquel que ha sido capaz de domar su cuerpo emocional y camina por la vida guiado por la luz de su cuerpo mental.

Respecto al segundo aspecto, referido a la necesidad de ir despojándonos lentamente de la ilusión del YO. Sería bueno que diga, y de paso, lo enlazo con lo anterior, que cuando un monje budista recita el famoso mantran: OM MANI PADME HUM, (yo soy la joya en el loto) cuando dice: YO SOY, se está refiriendo a lo que queda de él después de despojarse de su cuerpo físico, después de despojarse de su cuerpo emocional y después de despojarse de su cuerpo mental.

Es muy importante que empecemos a tomar consciencia de que nuestro verdadero YO, está relacionado con nuestros vehículos espirituales, y estos vehículos espirituales no los podemos ver, ni tocar, ni entender con nuestras emociones ni con nuestra conciencia racional, porque esos son ropajes externos. Pero lo que somos, y la realidad esencial, esa que nos acerca a la conciencia de Dios, es más interior.

Luego digo, cuando entramos en contacto con nuestro YO verdadero y esencial, a través de la meditación, por ejemplo, quedamos en mejores condiciones para entender que somos UNO con todo lo que existe, y nos empieza a resultar más cercana la idea del NOSOTROS, que la idea del YO, o del TÚ, como la entendemos habitualmente.

Pero realmente, vamos camino a la conciencia de la Unidad. Sólo esta conciencia podrá traer paz y amor al mundo. Sólo esta conciencia podrá hacer que consigamos todas esas grandes metas que deseamos.

TADEO

21 comentarios:

Antonio dijo...

Amigo Tadeo, escribes de tarde en tarde, pero te explayas bien. Considerando las diferencias que pueda haber entre nuestros dos posicionamientos respecto a la vida, hay mucho que compartimos. Me quedo con dos ideas que apuntas y que encajan en mi concepción.
Por un lado está, lo que yo llamo, ley pendular de las emociones. Yo la defiendo en mi post “Todos somos ciclotímicos”. Algunos teóricos, los del análisis transaccional, entienden al adulto, al maduro psicológicamente hablando, como un sujeto frío que no se deja llevar por las emociones, que sabe gestionarlas y controlarlas para tener una visión más aséptica de la vida.
Por otro lado, me identifico con la idea de amor que estableces. El amor nunca te hará sufrir, el querer sí. El querer es egoísta, puesto que implica el necesitar a alguien o algo, mientras que el amor es desprendido y buscas el bien de lo amado por encima de lo que te pueda aportar a ti.
Gracias por exponer con tanta lucidez tus pensamientos.
Un saludo

JOSÉ TADEO TÁPANES ZERQUERA dijo...

Querido amigo Antonio:
Tengo pánico a escribir tanto, porque sé que muchos no leerán y yo escribo sobre todo para que lean los más. Pero hay veces en que soy incapaz de decir estas cosas con menos largura. Ya lo siento.
Que conste que pasar por tu blog y leer tus largos escritos, y ver que otros te leen, me han animado a decir algo como esto que acabo de decir.
Amigo, yo no tengo una formaciòn en psicología, por tanto, las fuentes en las que he bebido son otras, pero me alegra ver cómo existen teorías de reputados psicólogos que se acercan a las doctrinas de los maestros orientales de sabiduría que son mis fuentes constantes.
Un abrazo:
Tadeo

A Cuban In London dijo...

La dicotomia del pensar y el ser. Muy buen post.

Saludos desde Londres.

JOSÉ TADEO TÁPANES ZERQUERA dijo...

Hola Cubano en Londres:
Siempre es un placer tenerte por aquí. Amigo mío, hablas de la dicotomía entre el pensar y el ser. El gran filósofo Renato Descartes dijo algo fabuloso cuando planteó: "Pienso, luego existo". Con tal planteamiendo, se desembarazó de dos de sus cuerpos externos: el cuerpo físico y el cuerpo emocional.
Sin embargo, los budistas, hinduístas, teósofos, etc, van más lejos. Ellos procuran incluso, liberarse del cuerpo mental en busca de esa realidad trascendente y más cercana a Dios, que desde luego, no es una realidad apta para la mente racional. En todo caso, para esos mecanismos irracionales de aprensión de la realidad que aún la humanidad ordinaria desconoce, o lo que es lo mismo, desconocemos.
Un abrazo compatriota y suerte con el frio.
Tadeo

Orly Mazabel Frid dijo...

Hola, quisiera contarte algo, derrepente la supuesta realidad en la creìa se distorciono y me abrì al cosmos, me llego de golpe un montòn de conocimiento o razòn, que es una de las formas en las que se manifiesta Dios, a travès de la razòn o el pensamiento, ahora bien, tipico, me enamore y ahora cai, en realidad, es normal que me enamorè de la humanidad, en general, asì como de la vida, pero el vaciò producido por eso, me hizo pensar en el suicidio, ahora bien te dirè por que, siempre me a parecido la maldad tan ajena a mì, y las mentiras tan ajenas a mì que casi no las soporto, como si yo no fuera humana y no las soportarà, pensè en la muerte como un medio para acercarme a Dios, y alejarme de la humanidad que me parece tan ajena, ahora ya no pienso en eso ya que tus palabras me dieron paz.
Pero de donde saco la fortaleza para lidiar con un mundo humano tan malvado, se que no todos son asì, se que ay muchos seres de luz, pero no comprendo ni comprenderè la maldad humana y no se como lidiar con ella, con la indiferencia de la gente a los demàs, por que todos estamos interconectados eso bien lo sè, y no serìamos nada sin el otro o las otras cosas o entes, en fin, es mi prueba por que se que estoy llena de luz y supongo debo descubrir la manera de lidiar con la humanidad que no comprendo, creo que soy parte de esa evoluciòn y por eso estè estado humano me es tan ajeno.
SHALOM ALEICHEM
SEGUIRÈ MI CAMINO COMO DIOS ME LO SEÑALE.
TUS PALABRAS MAGICAS ME DAN PAZ.

Orly Mazabel Frid dijo...

¿CÒMO VIVIR EN UN MUNDO LLENO DE MENTIRAS, UN MUNDO CUYO ESCENARIO ESTÀ BIEN DISEÑADO?
AHORA BIEN SI CREO EN DIOS COMO EL TODO.
TAMBIÈN CREO EN LA DUALIDAD BIEN MAL
OSEA QUE EL MAL EXISTE TAMBIÈN.
LOS DOS LADOS TIENEN UN MISMO ORIGEN DIVINO
Y LOS SEPARAN DISTINTOS GRADOS O VIBRACIONES
PERO EXISTE EL MAL
ASÌ COMO HAY SERES DE LUZ QUE LUCHAN
AY SERES DE OSCURIDAD QUE LUCHAN
CREO QUE LA DESTRUCCIÒN VIENE CUANDO UN LADO DE LA BALANZA SE INCLINA MÀS HACIA ALGUNO DE ELLOS Y PIERDE EL EQUILIBRIO.
Pero dime como haces tu como humano para lidiar con un mundo lleno de mentiras e injusticias, al igual que hacia Jèsus.

JOSÉ TADEO TÁPANES ZERQUERA dijo...

Querida Orly:
Te llamo así porque me siento en comunión con tu alma. Veo que tu mente siente una gran turbación. Estás en un momento en el que acabas de visualizar el mal del mundo y eso te hace sentir impotente y te hace sentir distinta de toda esa oscuridad que percibes por doquier.

Mi consejo es el siguiente, serena tu mente.
Luego te digo lo siguiente:
Conócete a ti misma. ¿Quién eres? ¿Qué deseas para ti y para el mundo?
¿Acaso eres tú la luz? Pues si eres la luz, entonces ama a la sombra para que esta se convierta en luz. La sombra sólo se convierte en luz cuando es muy amada. La luz no necesita tanto el amor como la sombra. En tus palabras, estas que has escrito aquí, sólo veo que has reconocido las sombras y que las rechazas, pero rechazando las sombras, ellas te están contagiando con su mal. Tus palabras no son de luz, son palabras más bien oscuras.
Por eso te digo con el corazón en la mano, si de veras crees que eres luz, si de veras crees que llevas luz dentro, entonces, atrévete a amar la sombra y haz que tu amor convierta lo oscuro en claridad.

El mundo tiene que evolucionar, y Dios ha mandado a sus seres de luz a contagiar el bien y el amor en este mundo caótico y lleno de demonios y de sombras, pero esto sólo se consigue con el amor. Los grandes seres son aquellos que ante el mal no desvirtúan su naturaleza divina y luminosa.

Ahí tienes el ejemplo de Jesús que tuvo fuerzas para no resistirse al mal. Jesús detuvo la espada de Pedro y le dijo aquel viernes santo: “Pedro, guarda tu espada. ¿No te das cuenta que el que a hierro mata, a hierro muere? ¿No te das cuenta que estás impidiendo que se cumpla la voluntad de mi padre? ¿No te das cuenta que si él quisiera salvarme, mandaría a por mí una legión de ángeles? Esa es la manifestación de la luz. La luz sólo es verdadera y útil cuando es capaz de amar a la sombra.

Luego, el maestro Jesús, murió en la cruz dándonos otra gran lección de amor y de poder espiritual. Perdonó a quienes lo ejecutaban. Ni siquiera en su difícil hora su luz dejó de amar a la sombra. No lo olvides.

(continua)

JOSÉ TADEO TÁPANES ZERQUERA dijo...

No reniegues de la sombra, ámala. Sólo quien ama siempre, es grande en el reino de Dios.
Luego, te digo algo más: Antes que vivir mirando las sombras en el corazón de los demás y en las acciones de los demás, busca la sombra que anida en tu corazón y bórrala.

Todo lo que te impide amar al prójimo, es sombra.

La limpieza siempre debe empezar por casa, hacia nuestro interior. Sólo el que es limpio y es puro, está preparado para amar a la sombra.

No la rechaces, más bien compréndela y ámala. Las sombras siempre son una oportunidad para crecer, porque si no existiría el mal, ¿cómo probaríamos ante Dios nuestra grandeza de almas? ¿Para qué entonces hemos pedido a Dios que nos envíe a la tierra, si no encontráramos nada que hacer aquí?
El mal es poderoso porque se contagia con mucha facilidad. A lo largo de mi vida he encontrado a cientos de personas que han devuelto el mal con mal. Personas que han creído que el haber recibido ellos el mal primero, les da derecho a devolverlo, y eso es un gran error.

Esos que necesitan devolver mal porque alguien puso primero mal dentro de ellos, esos que no saben perdonar, son malos. Los seres de luz perdonan siempre. Y no porque vayan a ser recompensados luego, sino porque esa es su naturaleza. A los seres buenos, no les cuesta trabajo perdonar. Los seres buenos son como niños, que apenas ven la maldad en los demás, y que olvidan los agravios enseguida y ponen enseguida perdón en el corazón.

Querida Orly, a este punto de pureza espiritual debemos llegar. Lo único que tienes que hacer es luchar contra todo lo que te impida llegar a él.

Piensa que todos somos UNO, y que el mal que ves desde tus ojos, vive también en ti de alguna manera, así que no pienses: “El mundo es horrible, está lleno de maldad”, porque el mundo y tú son la misma cosa. Todos somos células del cuerpo de Dios, y todos vamos juntos enlazados.

El mundo no es caótico, por el contrario, es extremadamente ordenado. Y ten fe, que vamos avanzando. Vamos ganando esta batalla a los ejércitos de la sombra. Tú, aporta toda la luz que puedas, y estarás haciendo que el camino que recorre la humanidad hacia la era de los ángeles y del paraíso en la tierra se acorte.
Besitos:

Tadeo

Orly Mazabel Frid dijo...

Gracias Tadeo tus palabras me dan paz en verdad.

Orly Mazabel Frid dijo...

Empezè a leer simbolismos y textos y algunas cosas se me han revelado, solo que me ha dado algo de miedo, que mi realidad se distorciono y empecè a ver a los demonios y sombras tal cual son, en los rostros de la gente y en la calle veo sombras es extraño por que siempre los percibia pero nunca los habìa visto con los ojos , tambièn he empezado a tener sueños premonitorios, es raro, pero supongo que si Dios me los manda son para algo.
Supongo que entendiendo tus palabras de alguna manera esas visiones no me afectaràn.

Luz dijo...

Leyendo tu post, me doy cuenta del porque de mis tristezas permanentes, no he llegado a conocerme a mi misma aunque he buscado la manera, las respuestas dentro y fuera de mi, sigo buscando Tadeo, hasta me he ido muy lejos, y de repente no tenia que haberme ido, tal vez la respuesta estaba dentro de mi...

JOSÉ TADEO TÁPANES ZERQUERA dijo...

Querida Luz:
Nunca nos podemos ir demasiado lejos, porque Dios está en todas partes. Nadie puede escapar de la ley de Dios. Contra ella no vale luchar. Sólo necesitamos entenderla. Cuando el marino entiende el viento y las estrellas, puede convertir tales elementos en instrumentos de navegación. Besitos.
Tadeo

Isabel Estercita Lew dijo...

Hola Tadeo, estaba leyendo unos apuntes sobre un curso de medicina alquímica que pretendo hacer en Brasil y me acordé de vos, vine hasta tu blog que hace mucho no actualizabas y me encuentro con esta entrada de gran contenido para reflexionar…
Pienso que la humanidad no solo necesita conocerse a sí misma para su evolución, sino que también para sobrevivir, supongo que ese conocerse comporta a la naturaleza, pues todos somos naturaleza también, y al destruirla nos destruimos, yo sé que suena básico, elemental, etc… pero aún no llegamos a ese estado de madurez colectiva.

Una pregunta, crees que el saludo maya IN LAK`ECH, (yo soy otro tú) y la respuesta HALA KEN, tu eres otro yo, tiene que ver con el contenido de tu planteo?

Por último, me quedé pensando en lo de las emociones intensas, en el bajón posterior, y no lo puedo negar, así suceden las cosas aunque me cueste asumirlo totalmente porque además lo asocio con algo que nos decía siempre una profesora media amarga, "si hoy ríen mucho mañana llorarán" y yo odiaba que decía la profesora amarga, pero siempre sucedía eso.

Un placer leerte
Estercita

JOSÉ TADEO TÁPANES ZERQUERA dijo...

Hola Querida Isabel Estercita.

Siempre es un placer tenerte por aquí. Sobre lo que me preguntas del saludo maya y su respuesta, sin dudas está en la línea de lo que planteo. Los pueblos antiguos buscaron maneras de asimilar la idea de que todos somos UNO. Interiorizarlo es una manera magnífica de acabar con el egoísmo que nos corroe hoy en día.
También concuerdo contigo en que conocernos a nosotros mismos y entender de un mejor modo lo que somos y lo que es el mundo que nos rodea y lo que es Dios, etc, nos permitiría armonizarnos con la naturaleza y respetarla.
Hoy por hoy vamos cuesta abajo en brazos del capitalismo salvaje que destruye la naturaleza y que aún poniendo en peligro la vida humana, aún sabiendo que por ese camino vamos a terminar extinguiéndonos, es incapaz de poner el freno. Es realmente enfermizo y habla de donde estamos aún los humanos en cuanto a desarrollo espiritual.
Besitos:
Tadeo

Isabel Estercita Lew dijo...

Muchas gracias Tadeo por tu respuesta, estoy totalmente de acuerdo con vos.
Sabes que a veces pienso y repienso justamente en estos hombres dueños de grandes corporaciones, los mayores responsables de la contaminación y no puedo entender como la codicia les vale más que la vida, ese tema nunca me cerró.

Cuando se te pasen ideas, compartilas igual, personalmente me da muchísimo placer leerte e intercambiar ideas.

Estercita

JOSÉ TADEO TÁPANES ZERQUERA dijo...

Querida Estercita:
Siempre que puedo, dejo mis reflexiones aquí, sólo que procuro hablar de los temas que me hicieron abrir este blog. Eso si, tengo otros 3 a los que puedes acceder desde aquí sin problemas.
Mi deseo es escribir aquí con asiduidad. Ya veremos si lo consigo. Besitos:
Tadeo

JOSÉ TADEO TÁPANES ZERQUERA dijo...

Hola Orly.
Disculpa que no contestara a tu segundo mensaje. No lo había visto.

Sólo decirte que entre nosotros y Dios, es decir, entre nosotros y el principio espiritual primero, existe mucha distancia. Aunque es una distancia relativa porque todo lo que existe, existe dentro del cuerpo de Dios. Por eso te digo que procures poner tus ojos en la luz, y no en las sobras. El mundo es un mundo lleno de Dios por todas partes y no lleno de demonios y malas energías, que también, pero toda sombra es el resultado de algo que da luz, así que camina por la vida buscando esa luz.
Besitos.
Tadeo

Carol dijo...

Un cordial saludo desde Murcia. He aterrizado en tu Blog, de alguna de esas extrañas maneras en las que llegamos a los sitios, sin saber bien por qué. He estado leyendo algunas de tus reflexiones y me han hecho pensar en algunas de las intuiciones que a veces me asaltan (que no conocimientos, no tengo ninguno respecto a estos temas). Hablas de distintos tipos de cuerpos en nosotros, hablas también del poder de la palabra...
Me han hecho recordar cuando un alumno (soy profe de chicos con necesidades especiales), me habló de una forma distinta a su discurso habitual y a sus capacidades de expresión. Constituyó algo así como un mensaje que venía de él pero que al mismo tiempo no era él, no sé si me explico...
Ha pasado mucho tiempo de aquello y sigo embebida en el trabajo diario, en los métodos, técnicas... para que mis alumnos tengan mayores posibilidades de avance, aunque a veces, sólo a veces, pienso que podría llegar a algún lugar de ellos y poder entenderlos y ayudarlos más, de saber la forma. Actualmente trabajo con chicos con Autismo, podrás entender perfectamente lo que siento.
Carol

JOSÉ TADEO TÁPANES ZERQUERA dijo...

Hola Carol.
Qué lindo tenerte por aquí. Me interesó mucho esto que me cuentas. Sabes, la vida toda, es un gran fenómeno espiritual. Esos niños con los que trabajas, trendrán que ser muy interesantes. El autismo como fenómeno de la mente lo es. De todos modos creo que será muy bueno que lo observes muy bien. Todos estamos protegidos y acompañados por entidades espirituales que podrían manifestarse, y de hecho, lo hacen, por nosotros.
No he reflexionado en estos términos sobre el caso del autismo, pero sé que nadie está abandonado a su suerte, así que puede que esa manifestación que tanto te impactó en aquel niño, pudo haber estado relacionado cn la manifestación de otro ser a través del cuerpo del niño.
Sabes, tenía un amigo espiritista con gran poder, que durante un tiempo estuvo visitando hospitales psiquiátricos con el fin de "curar" a algunos enfermos que él veía que sus mentes estaban sanas, sólo que se encontraban perturbados por espíritus de dementes. Al alejarles esos seres dementes, la demencia desaparecía como por arte de magia de esas personas. En otros casos no se podía hacer nada, porque eran personas vedaderamente enfermas de su cerebro. Un abrazo.
Tadeo

Anónimo dijo...

tadeo, no es por nada amigo mio solo un ligero comentario que quisas te aria replantear tus hipotecis.
he notado en tu entrada que hablas de genesis 6, sinceramente no dice nada de relacionado con lo que estas hablando, me gustaria pensar (por no prejusgar) que tu biblia es una biblia no solo pecimimante mal traducida sino que tambien moderna a la cual se le an modificado siertas palabras o u oraciones basadas de cierta forma en la original.
me gustaria que leyeses solo para que te des cuenta o almenos tengas otra opinion la vercion reina valera 1960
que puedes encontrar por todas partes como e-book
aqui te dejo un link.
http://www.amen-amen.net/RV1960/

JOSÉ TADEO TÁPANES ZERQUERA dijo...

Hola Anónimo:
Seguramente he citado erróneamente el sitio de La Biblia donde dice lo que digo que dice. Sería cuestión de rectificar ese asunto. La verdad es que cuando escribo en mi blog, no lo hago como si escribiera para publicar un libro o como si respondiera un examen. Ya sé que debería ser mas cuidadoso, pero es que esto que escribí aquí, lo escribí, como bien dice su título, hablando como los locos, escribiendo casi de forma automática todas las ideas que me venían a la cabeza y no quise cortar ese flujo de ideas buscando el sitio exacto de la Biblia donde dice lo que he mencionado. Pero por favor, no eches abajo mi discurso, sólo porque no haya citado correctamente el libro de los libros. Perdóname por esta pifia y mira a ver si te sirve de algo todo lo que he dicho. Un abrazo:
Tadeo
Pero si te quita el sueño este asunto, te prometo que miraré en la Biblia y te diré exactamente dónde está lo que he citado, que ahora mismo, mientras te respondo, no sé ni de qué se trata.